Bolivia tiene un millón de vacunas AstraZeneca donadas por Argentina

Diario AHORA EL PUEBLO.- El Gobierno de la Nación Argentina entregó ayer a Bolivia un millón de dosis de la vacuna AstraZeneca, con lo que se ratifica la unidad y hermandad entre ambos países, además de la solidaridad en una lucha global contra la pandemia del Covid-19.

El ministro de Salud de Bolivia, Jeyson Auza, a tiempo de agradecer por ese apoyo del Gobierno y pueblo argentino a los bolivianos, aseguró que se trata de un cargamento de salud y esperanza que llega al país gracias a las conversaciones y compromisos asumidos entre el presidente Luis Arce Catacora con su par Alberto Fernández, en busca de proteger la salud de sus pueblos.

“Agradecer a la hermana República de Argentina y a su Ministra de Salud, porque recuerdo que cuando teníamos esta posibilidad de ampliar el tiempo para la dosis de refuerzo que ya habíamos iniciado, hemos recibido total apertura, pero no solamente eso, sino hemos recibido un compromiso con la salud latinoamericana al manifestar que no solamente con la vacunación, sino también con los estudios y todo lo que implique y signifique la colaboración entre nuestros pueblos”, expresó la autoridad boliviana.

Ahora se transportan vacunas

La ministra de Salud de la República de Argentina, Carla Vizzotti, afirmó que el mismo avión que hace dos años llegó a  Bolivia a “escondidas y en la noche” trayendo municiones para reprimir la voz del pueblo boliviano, hoy llegó con vacunas trayendo salud y vida en una muestra de solidaridad, hermandad y de reparación del daño ocasionado por el gobierno de Mauricio Macri.

“Cómo hace un tiempo no muy lejano, pero por suerte un tiempo que quedó atrás, este avión venía a dividir nuestros pueblos, vino y los dividió y ahora estamos viniendo a traer esperanza, a traer salud, vida, a traer vacunas a la luz del día y con muchísimo orgullo, emoción y sobre todo para reparar y sanarnos, para nosotros este vuelo tiene un significado muy especial”, recordó la autoridad argentina.

El avión Hércules de la Fuerza Aérea Argentina llegó pasado el mediodía con un cargamento de las AstraZeneca al aeropuerto de la Fuerza Aérea Boliviana, con una nutrida delegación del Gobierno del vecino país encabezada por su ministra de Salud, que fue recibida por el canciller Rogelio Mayta, viceministros y otras autoridades.

En ese mismo sentido, la primera autoridad en Salud de Bolivia, Jeyson Auza, destacó la solidaridad y compromiso del Gobierno argentino con la salud de los pueblos de Latinoamérica y por la muestra de hermandad con Bolivia, además recordó que hace dos años llegó esa misma aeronave con material bélico para reprimir a los bolivianos que luchaban por recuperar la democracia que les había sido arrebatada.

“En el Gobierno del presidente Luis Arce Catacora también hay una diferencia paradigmática sustancial, en este mismo avión donde alguna vez se trasladó armamento para reprimir al pueblo boliviano, hoy se están trasladando vacunas”, enfatizó.

El embajador de Argentina en Bolivia, Ariel Basteiro, rememoró que en ese mismo avión por órdenes del entonces mandatario argentino Mauricio Macri se enviaron a Bolivia 700 mil municiones letales y 600 gases lacrimógenos que “servirían para traer dolor y muerte en las familias bolivianas”.

La ministra Vizzotti aseguró que se trata de una donación muy especial porque es la primera vez que una delegación de Argentina acompaña la entrega de vacunas y dijo que servirá también para sostener reuniones de intercambio de información y fortalecer las campañas de vacunación

A su turno, el canciller de Bolivia, Rogelio Mayta, señaló que quedó atrás ese “aciago noviembre de 2019” y calificó como muy importante la llegada de ese mismo avión a suelo boliviano porque el gobierno del presidente Alberto Fernández trae vida para los bolivianos.

“Ese mismo avión nos está trayendo vida, esperanza, futuro, valoramos y lo recibimos así”, añadió.

Encuentro bilateral

Las delegaciones de Salud de Bolivia y Argentina encabezadas por sus ministros de Salud, Jeyson Auza y Carla Vizzotti, respectivamente, tuvieron un encuentro bilateral de intercambio de experiencias de contención de la pandemia que sostuvieron ayer luego  del arribo de las vacunas.

“Esta reunión ha sido un intercambio de experiencias de lo que ha estado viviendo el Ministerio de Salud de Argentina y también hemos hecho un pantallazo de lo que estamos viviendo como Estado Plurinacional de Bolivia, coincidimos plenamente en que se deben continuar con las estrategias aplicadas hasta ahora. Ha sido una experiencia enriquecedora para ambos Estados”, afirmó Auza en una rueda de prensa conjunta con su par de Argentina.

Explicó que en el encuentro se expuso a las autoridades y técnicos argentinos el plan nacional de lucha contra el Covid-19 que ejecuta Bolivia y el proceso de vacunación que incluye desde hace una semana la inmunización de niños de 5 a 11 años, y se han escuchado las experiencias en materia de inmunización del vecino país.

La ministra Vizzotti coincidió en que la reunión con Bolivia fue enriquecedora y dijo que es un día histórico porque sentará el precedente de una América del Sur más fuerte, más unida y más organizada.

La llegada en números

Un millón de dosis de la vacuna AstraZeneca donan el pueblo argentino y el gobierno de Alberto Fernández.

700 mil municiones letales y 600 gases lacrimógenos trajeron dolor y muerte a las familias bolivianas y fueron enviadas por el gobierno de Mauricio Macri hace dos años para concretar el golpe de Estado en Bolivia.

Ministra de Salud de Argentina: “Con esta donación de vacunas estamos trayendo esperanza, salud y vida”

ARGENTINA.GOB.AR.- La ministra de Salud encabezó la comitiva del Gobierno Nacional que viajó a Bolivia para llevar la donación de un millón de dosis de vacunas contra COVID-19 y mantener reuniones de cooperación técnica. Durante la visita, también fue recibida por el presidente, Luis Arce.

“Venimos en representación de nuestro Presidente, de nuestro Gobierno, pero sobre todo del pueblo argentino” aseguró la ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, durante el acto de entrega de 1 millón de vacunas AstraZeneca contra la COVID-19 que el Gobierno Nacional donó a Bolivia en el marco de las políticas de integración regional que promueve nuestro país y como parte de la solidaridad entre ambas naciones.

“Con esta donación de vacunas estamos trayendo esperanza, salud y vida”, remarcó la jefa de la cartera sanitaria nacional, quien destacó además que se trata de la mayor donación de dosis entre países de Sudamérica y la primera vez que una delegación nacional, que incluyó también a la titular de la Comisión de Cascos Blancos, Sabina Frederic, acompaña la entrega de vacunas.

A partir del trabajo conjunto entre el Ministerio de Salud, el Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto, a cargo de Santiago Cafiero, y la Comisión Cascos Blancos, la Argentina se ha puesto a la vanguardia regional y ya ha donado no solo 3.270.000 dosis de vacunas a distintos países del mundo, sino que también brinda cooperación técnica y comparte experiencias sobre estrategias de vacunación.

Durante su visita, la ministra Vizzotti fue recibida por el presidente Luis Arce y mantuvo reuniones técnicas en las que se abordaron temas como la vacunación contra el Sars-CoV-2 en la población menor de 18 años, la confianza en las vacunas, y se compartieron los resultados de los estudios realizados por Argentina sobre vacunación con esquemas heterólogos. También participó de un encuentro con los jefes del Programa Ampliado de Inmunización (PAI) de los nueve departamentos de Bolivia.

Vacunas Bolivia 2 20-12-21

“Hasta que todos los países y sus ciudadanos accedan a la vacunación, recién ahí vamos a poder pensar en dar vuelta la página de la pandemia”, explicó Vizzotti, quien señaló que América Latina ha sido uno de los continentes en que mayor impacto tuvo la COVID-19, y junto con África, quienes más han sufrido también el acceso inequitativo a las vacunas. “Esto ha sido el punto de partida de reuniones y mesas de trabajo dentro del Mercosur ampliado para fortalecer las capacidades de producción a nivel regional y poder ser parte de investigaciones, desarrollos que favorezcan el acceso de estos insumos ahora, a mediano plazo, y en futuras situaciones de emergencia”.

“En nuestra región la población confía en las vacunas y las valora. Por eso tenemos que seguir trabajando en conjunto para avanzar en las campañas de vacunación”, afirmó la ministra, quien agradeció al gobierno de Bolivia por su predisposición para la concreción de la donación y la hospitalidad. “Se nota una hermandad y un lazo muy profundo entre ambos países, y esperamos sinceramente que este avión y estas vacunas lo profundicen aún mucho más”, cerró.

Vacunas Bolivia 3 20-12-21

Por su parte, el ministro de Salud y Deportes de Bolivia, Jeyson Marcos Auza Pinto, agradeció la colaboración inmediata y las gestiones realizadas por el Gobierno argentino para lograr esta donación de 1 millón de dosis de vacunas contra la COVID-19. “En este mismo avión donde alguna vez se ha trasladado armamento para reprimir al pueblo boliviano, hoy se están trasladando vacunas. Donde antes se intentaba transportar mecanismos de disuasión para el pueblo, hoy se traslada esperanza y vida para nuestro pueblo”, manifestó.

A su vez, Auza Pinto destacó el compromiso de la Argentina con la salud latinoamericana, que se ve reflejado no solamente en la donación de vacunas, sino también en el intercambio solidario de estudios técnicos experiencias de gestión contra la COVID-19. “Los problemas globales, requieren acciones y esfuerzos globales”, subrayó.

En tanto, el embajador argentino en Bolivia, Ariel Basteiro coincidió también que “hay una diferencia notable entre un gobierno que hace dos años apostaba a la muerte, al dolor, a la desunión de los pueblos hermanos, y de un gobierno como el de Alberto Fernández que hoy está enviando ayuda humanitaria que va a servir para paliar una necesidad que todos tenemos”. Y aseguró que “un conflicto regional hay que solucionarlo regionalmente, por eso, hoy Argentina ayuda en este proceso a Bolivia”.

En ese sentido, el embajador señaló que “este hecho trascendente sirve para demostrar que hay gobiernos que seguimos pensando en la Patria Grande, que doscientos años después de que nuestros héroes independentistas lucharon y pelearon por la Patria Grande, hoy hay presidentes como Luis Arce y Alberto Fernández que tienen los mismos principios, las mismas banderas y las mismas ideas”.

“Valoramos enormemente este gesto de donarnos este millón de vacunas Astrazeneca, es un gesto de solidaridad de pueblos y gobiernos hermanos que lo sentimos en el corazón”, expresó el ministro de Relaciones Exteriores de Bolivia, Rogelio Mayta. Al tiempo que destacó que “la donación de hoy es un gesto por la vida, por la salud. Nos trajeron esperanza y futuro, por eso los bolivianos les estrechamos la mano a la distancia”.

Mayta también puso en valor que “esta vacuna Astrazeneca, si bien tiene patente europea, es de manufactura latinoamericana porque fue hecha en Argentina”. Y remarcó que “ese es el reto que tenemos pendiente para el futuro como Latinoamérica, consolidar nuestras capacidades para desarrollar este tipo de vacunas. Digo consolidar porque no es que no tengamos iniciativas, los proyectos están en desarrollo y nos falta un poco para concretarlos”.

La donación es el resultado de un trabajo conjunto entre Argentina y Bolivia para asegurar la llegada rápida y segura de las dosis, brindar mayores recursos a la campaña de vacunación en el país vecino y compartir las experiencias entre equipos técnicos sobre las estrategias de vacunación, la combinación de vacunas y los primeros resultados de efectividad.

También participaron del acto en representación del gobierno argentino la titular de Cascos Blancos, Sabina Frederic; el subsecretario de Estrategias Sanitarias, Juan Manuel Castelli; la directora de Relaciones Internacionales, Carla Moretti; y el coordinador del equipo de logística, Juan Pablo Saule.

Por parte de Bolivia estuvieron presente el viceministro de Comercio Exterior e Integración de Bolivia, Benjamín Blanco; el embajador de Bolivia en Argentina, Ramiro Tapia Sainz; los viceministros de Salud, Álvaro Terrazas, Alejandra Hidalgo y María René Castro; y los responsables del Programa Ampliado de Inmunización (PAI).

Argentina llevó en un Hércules las dosis de AstraZeneca

La donación de un millón de vacunas para Bolivia

Por Karina Micheletto/ Desde La Paz.- «En nombre del pueblo boliviano, quiero agradecer a la hermana República Argentina, por el compromiso con la salud latinoamericana». Las palabras del ministro de Salud y Deportes boliviano, Jeyson Ausa Pinto, marcaron el espíritu con el que fue recibida la nutrida comitiva argentina que, en un vuelo que fue y vino en el mismo día, signado por intensidades de todo tipo, llevó un millón de vacunas que Argentina donó a Bolivia. Se trata de la donación más grande de este tipo entre países de Sudamérica; también la más grande en volumen que ha hecho Argentina. Pero el evento tiene otros simbolismos más profundos. El envío del cargamento se está realizando en el mismo avión Hércules de la Fuerza Aérea argentina, y llegando al mismo hangar de la Fuerza Aerea Diablos Negros boliviana, en los que poco más de dos años atrás el gobierno de Mauricio Macri estaba enviando contrabando de armamento para apoyar el golpe en Bolivia.

«Para nosotros este vuelo es un momento muy especial, es uno de los grandes momentos desde que empezó la pandemia. Llegamos en un vuelo que une, a la luz del día, con total orgullo de lo que estamos haciendo». Las primeras palabras de la ministra de Salud, Carla Vizzotti, llegaron en el mismo aeropuerto de El Alto, donde apenas arribada la comitiva, ayer al mediodía, se realizó la firma oficial de entrega de vacunas, calificada como «un momento histórico». La jornada se extendió en el almuerzo en la residencia del embajador, Ariel Basteiro, y siguió luego con un encuentro de la ministra, el embajador y la titular de Cascos Blancos, Sabina Frederic, con el presidente boliviano, Luis Arce, además de varias reuniones bilaterales y una por la que Vizzotti mostró especial interés: el encuentro del Programa Ampliado de Vacunación (PAI) boliviano, con los operadores de los diversos departamentos que ayer se reunieron en La Paz.

Las vacunas se transportaron en seis pallets de grandes dimensiones, cargados en uno de los tres aviones Hércules que tiene la fuerza aérea argentina en uso actualmente (los mismos con los que se realizaron, por ejemplo, repatriaciones de argentinos varados en el exterior durante la pandemia, y que se utilizan habitualmente para simulacros y entrenamientos de distinto tipo de la Fuerza Aérea). Se trata de vacunas AstraZéneca realizadas con el componente fabricado en Argentina, y envasadas en México y Estados Unidos.

Además de la comitiva oficial y una gran cantidad de periodistas, en el avión viajaron oficiales de la Fuerza Aérea, pilotos, de logística y carga, médicos que se sumaron a las reuniones de intercambio de experiencias en suelo boliviano. La firma del documento de recepción de vacunas, calificada como «un momento histórico» se realizó en el mismo aeropuerto. «Este es un gesto de pueblos hermanos que sentimos en el corazón. Otros países que se dicen desarrollados no hacen esto«, destacó el ministro de Relaciones Exteriores boliviano, Rogelio Mayta Mayta. «Es significativo que esta vacuna Astra Zeneca, si bien tiene patente europea, tiene manufactura sudamericana, argentina. Ponemos el acento allí porque hoy uno de nuestros desafíos como latinoamericanos es consolidar el desarrollo de vacunas», agregó Basteiro.

Frederic volvió sobre el contraste de ambos viajes del Hércules: «En vez de llegar escondidos en la noche, hoy llegamos orgullosamente a la luz del día. En vez de traer muerte y represión, estamos trayendo vida y esperanza. Y no estamos dando lo que nos sobra, estamos dando lo que tenemos. Queda demostrado que la inmunización de países hermanos, con tanta frontera común, tiene que ser integral», expresó.

Por la tarde, en el salón del Ministerio de Salud y Deportes de Bolivia, la conferencia de prensa que reunió a autoridades de ambos países tuvo un comienzo muy especial. La directora de medicina tradicional, Vivivan Camacho, dio inicio al acto con un ritual andino de permiso a la madre tierra, en idioma quechua y castellano. «Pedimos que el camino que nos ha traído hasta aquí sea bendecido y protegido. Estamos comprometidos en seguir difundiendo nuestros saberes oficiales como Estado Plurinacional de Bolivia», expresó la funcionaria, sumando un poema de Antonio Machado.

«Esta crisis sanitaria nos ha enseñado que la solidaridad es el único camino: si hay un país que no está solucionando el problema de la pandemia, todos estamos estancados en esa situación», coincidieron los funcionarios.

Argentina ya dono casi 3.3 millones de vacunas, sobre todo a Asia y Africa, también a países del Caribe. El de Bolivia ha sido el mayor cargamento de donaciones, y la ministra Vizzotti confirmó que se han ofrecido donaciones a otros países de la región, y que se está trabajando en la coordinación de esas donaciones.

Aumento de casos

Consultada sobre la posibilidad de definir una tercera ola, a partir del ingreso de la variante Ómicron al país, la ministra Vizzotti destacó el cambio del indicador realizado desde agosto: de medir casos a medir internaciones y muertes. «Ahora tenemos más del 68 por ciento de personas vacunas en Argentina y, si bien están aumentando los casos, el número de hospitalizaciones y muertes se mantienen estables, y eso es lo que tenemos que moniteorear. Lo que se está viendo por ahora, coincidentemente con Europa, es que la variante Ómicron se transmite incluso entre personas con tres dosis, pero afortunadamente no hay aumento de internaciones y muertes», marcó. «Tenemos que empezar a tranmistir este concentpo, no mirar tanto los casos sino las vacunaciones y muertes. Y el más importante: vacunarse, completar el esquema, recibir el refuerzo de acuerdo a las recomendaciones, y, sobre todo con las Fiestas y vacaciones, mantener los cuidados. Porque el año pasado hubo un aumento de casos en diciembre por estos encuentros», advirtió.

Llegó a Bolivia la donación argentina de un millón de vacunas anti Covid-19

Por Cecilia Degl’Innocenti/PERFIL.- Una comitiva del Gobierno arribó a Bolivia este lunes con la donación de un millón de vacunas contra el coronavirus. Se trata de la donación mas grande del inoculante entre países sudamericanos y la mayor realizada por Argentina hasta el momento.

A bordo del Hércules C-130 de la Fuerza Aérea, la ministra de Salud Carla Vizzotti encabezó la comitiva argentina que despegó del aeropuerto El Palomar pasadas las 8 de la mañana con el millón de vacunas de AstraZeneca a modo de “donación a título gratuito” al Estado boliviano.

“Esta donación de un millón de dosis es muy importante para la vacunación de Bolivia. Se suman a las 3.270.000 donadas por el Estado argentino a otros países”, señaló la titular de la cartera de Salud en relación a las vacunas donadas a países donde la distribución de vacunas es más inequitativa, como África y Centroamérica.

De esta manera, este lunes 20 de diciembre se llevó a cabo la donación más grande que se hizo entre países sudamericanos y la mayor realizada por Argentina hasta el momento en vistas del Decreto 856/2021. Asimismo, establece que la finalidad del encuentro en tierra boliviana es «compartir experiencias sobre las estrategias de vacunación» entre ambos países limítrofes, considerando la permeabilidad de la extensa frontera que los une.

“Cuando todos accedan a la vacuna recién ahí podremos pensar en dar vuelta la página a la pandemia”, agregó la ministra antes de subir al avión en el que además viajó la titular de Cascos Blancos, Sabina Frederic, el subsecretario de Estrategias Sanitarias, Juan Manuel Castelli, personal de los ministerios de Salud y Cancillería y periodistas, para presenciar el histórico encuentro.

Cerca de las 13 (hora local), el cargamento con el millón de dosis de AstraZeneca aterrizó en el aeropuerto Hangar Diablos Negros de la ciudad de El Alto, en donde se formalizó la donación a través de un acto en el que hablaron Carla Vizzotti, el embajador argentino ante Bolivia, Ariel Basteira, como el ministro de Salud de Bolivia, Jeyson Marcos Auza Pinto, y su homólogo de Exterior, Rogelio Mayta Mayta.

«Quiero agradecer a la hermana República Argentina por su colaboración inmediata», señaló el ministro de Salud boliviano en conferencia de prensa, luego de firmar el acta que oficializó la donación de dosis que representa el 10% de la población del país vecino. «(En la región) Las Acciones para vencer a un enemigo invisible fueron asumidas desde el Ministerio de Salud argentino, problemas globales que requieren acciones y esfuerzos globales», agregó.

Además, a dos años del golpe de Estado a Evo Morales, el funcionario boliviano destacó que se utilizara para trasladar las vacunas el mismo avión en el cual presuntamente se trasladaron los explosivos y gases lacrimógenos por parte de la gestión de Mauricio Macri en medio del estallido social en Bolivia en 2019.

«En el mismo avión q se trasladó armamento para reprimir al pueblo boliviano ahora se trasladan vacunas, esperanza y vida para nuestro pueblo y esa es una marcada diferencia», subrayó Marcos Auza. En esa misma línea se expresó el embajador Basteira, quien consideró el hecho como «simbólico y a su vez antagónico».

«No damos lo que nos sobra, damos lo que tenemos. Porque si la inmunización no se hace a nivel regional -y más con una frontera tan grande- si no trabajamos para terminar con el Covid-19 en ambos países no vamos a lograrlo a nivel regional», puntualizó Basteira.

Tras la firma del acta de donación, pasado el mediodía se realizó una caravana de la amistad Bolivia Argentina, despliegada desde el aeropuerto hasta la ciudad de La Paz rumbo al Ministerio de Salud.

Por la tarde, la ministra Vizzotti fue recibida por el presidente de Bolivia, Luis Arce, y con otras autoridades con el fin de intercambiar experiencias relativas al tratamiento de la pandemia.

Presidente de Bolivia visitará Argentina en febrero con la agenda sobre el litio, electricidad y venta de gas

AGENCIA BOLIVIANA DE INFORMACION (ABI).- La visita del presidente Luis Arce a Argentina, que está prevista para febrero de 2022, tendrá una agenda energética, que incoporará los temas del litio, la comercialización de energía eléctrica y la negociación por la venta de gas, informó este lunes el embajador del vecino país, Ariel Basteiro.

“Obviamente, la agenda energética. El trabajo común que tienen por delante Argentina y Bolivia por el tema litio. La negociación por el tema gas, la posibilidad de vender energía eléctrica a la Argentina por parte de Bolivia, son temas que van a estar seguramente en esa agenda común que se terminará de conformar en las próximas semanas”, dijo en una entrevista en el programa “Primer plano” de Bolivia Tv.

El representante diplomático dijo que se tiene previsto que la visita cuente también con una agenda de geopolítica regional, que considerará los avances de los gobiernos progresistas y la posibilidad de planificar una Unión de Naciones Suramericanas o una Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños con “toda la fuerza y con toda la potencia que tuvo en otros años”.

La visita del presidente Luis Arce a Argentina debió efectuarse entre octubre y noviembre de este año, pero fue postergada fundamentalmente por las agendas que cada país tenía en aquellas fechas, concluyó.

ENLACE DE LAS FUENTES:

También te podría gustar...