Carlos Mesa no cumplió su promesa de hacer justicia por más de 600 muertos y 400 heridos en Octubre Negro

Por Gonzalo Pérez Bejar/Cambio.- El expresidente Carlos Mesa no cumplió la promesa que hizo el 18 de octubre de 2003, cuando afirmó, en la pasarela de la avenida 6 de Marzo, que haría justicia por la masacre que segó la vida de más de 60 personas y   dejó a otras 400 heridas.

Así lo recordaron el expresidente de la Federación de Juntas Vecinales (Fejuve) de El Alto Abel Mamani y el actual líder de la organización vecinal, Santos Ramírez.

El 18 de octubre de 2003, Mesa, que era vicepresidente de Gonzalo Sánchez de Lozada, dijo a los ciudadanos de El Alto: “Ni olvido ni venganza: justicia”.

Luego de recordar esas palabras, Mamani dijo que no volvería a confiar en Mesa porque no cumplió lo que prometió. “No hizo la más mínima acción sobre su promesa, ése es el resultado. Carlos Mesa tuvo su oportunidad, pero no hizo las acciones respectivas para plasmar la agenda de octubre”.

Dijo que como presidente de las juntas vecinales tenía el mandato del Congreso de realizar el seguimiento respectivo durante el tiempo que le tocó estar al frente de la dirigencia (2004-2005), tiempo en el cual no vio ninguna acción dirigida a dar con los responsables de la Masacre de Octubre de 2003. “Le dimos la oportunidad, tenía todo el respaldo de los diferentes sectores, especialmente del pueblo alteño, y lamentablemente se acobardó. Ése es el resultado”, afirmó.

Santos Ramírez, por su parte, indicó que el expresidente Mesa “tiene la sinvergüenzura de proclamarse como candidato” cuando se olvidó de lo que prometió en 2003.

“Queremos recordarle a Carlos Mesa que no ha cumplido su promesa. Cuando estuvo en la ciudad de El Alto, dijo: ‘Ni olvido ni venganza, justicia’. Cuando se le ha pedido justicia en mayo de este año, él se ha rehusado a ir a Estados Unidos; entonces no creemos en su palabra. Creo que se ha olvidado de esa frase de que iba a haber justicia”, manifestó.

En el mismo lugar donde hace 15 años Mesa hizo su promesa, ayer se realizó una misa para recordar la memoria de las más de 60 personas que dieron su vida. En el acto también estuvieron algunos de los 400 heridos que viven con las secuelas de haber sido blanco de los disparos de armas de fuego por orden del entonces presidente Gonzalo Sánchez de Lozada.

El viceministro de Coordinación con los Movimientos Sociales, Arturo Alessandri, le recordó al actual candidato por el Frente Revolucionario de Izquierda (FRI) que cuando se apartó del Gobierno, el 13 de octubre de 2003, ya se habían registrado 61 muertos.

“El señor Carlos Mesa, cuando decide traicionar a su jefe, el 13 de octubre, ya tenía sobre sus hombros 61 muertos, a los que había que sumar los seis muertos de Warisata, entre ellos 2 niños. No podríamos entender octubre sin recordar febrero, y en febrero estamos hablando de otras 31 víctimas”, declaró.

Las víctimas

Francisco Vargas aún llora por su hijo, Ramiro Vargas Astilla, una de las víctimas fatales de las jornadas de octubre.

Lleva consigo páginas de periódicos de esa época en las que está la imagen del cuerpo de su hijo, inerte y con una herida de bala en la frente. “Mi hijo ha sido el primer caído de octubre, falleció el 9 de octubre, era mi único hijo”.

El expresidente Mesa, en el Auditorium de la ciudad de La Paz, firmó un convenio con medio centenar de plataformas ciudadanas para encarar su candidatura a la presidencia.

En su discurso dijo que cumplió con la agenda de octubre y que el resultado de esa promesa fue convocar a referendo sobre la venta de gas en 2004. Tras ello evitó hablar con los periodistas.

También te podría gustar...