De la democracia neoliberal excluyente a la democracia plurinacional participativa

Por Gonzalo Pérez Béjar/Diario Cambio.- La a aparición de Evo Morales en el escenario político marcó un hito en la historia contemporánea de Bolivia porque permitió reducir las desigualdades y fundamentalmente profundizar la liberación nacional que había sido rifada durante los gobiernos neoliberales (1985-2005), sostuvo el profesor universitario e investigador Eduardo Paz Rada.

“A partir de 2006 la democracia es popular y participativa, con reformas importantes en Bolivia que son impulsadas por el gobierno de Evo Morales y cambiaron radicalmente la cualidad misma de la democracia. Hay una democracia más profunda, más social; una democracia en la que están presentes y participan los sectores populares y el pueblo boliviano”, sostuvo.

Mencionó que en el escenario democrático nacional, la lucha del pueblo boliviano contra la dictadura de Banzer y García Meza fue apropiada por la nueva rosca, liderada por la oligarquía boliviana que aplicó el neoliberalismo (1985-2006).

“Es una democracia neoliberal que más bien sirvió para generar mayor pobreza y afectar a los sectores populares”, afirmó.

En esa misma línea, el analista político Hugo Moldiz señaló que culminada la gobernabilidad democrática de George Bush, irrumpieron las democracias controladas ante el desgaste de la doctrina de seguridad nacional (gobiernos militares), que llegaron a coincidir con “el despertar del pueblo que luchaba por las libertades democráticas y civiles”.

En el caso de Bolivia, liderado por la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia (FSTMB) y la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB).

Gobiernos de derecha que, dijo, entraron en fase de estabilidad por 20 años con la llamada democracia pactada.

“Todas éstas tienen un común denominador, una democracia desde el punto de vista político; una democracia hecha para que las clases dominantes ejerzan el poder político. Así, en vez de militares sean los partidos de derecha, los pensadores, intelectuales quienes se hagan cargo del poder político; en otras palabras, quienes ejercían el poder político en América Latina eran  altamente fucionales a los intereses de dominación de Estados Unidos en América Latina”, sostuvo.

Con el liderazgo de Evo Morales se percibió la fuerza organizada del pueblo, con efecto estatal, es decir, ya no solamente un pueblo que resista, sino uno que estaba decidido a tomar el poder político con un proyecto alternativo al neoliberalismo. En tal sentido, se dio un cambio cualitativo en la democracia, que antes era solamente para pocos.

“Se pasa a una democracia plena, a una democracia que amplía derechos, que los amplía no sólo como el reconocimiento formal, sino más bien como la materialización efectiva de los derechos, vale decir, ya no es una democracia nominal, sino que se empieza a construir en el marco del Estado Plurinacional una democracia sustantiva, de esencia; una democracia que además de eso es plena porque ya no sólo es política, sino que es económica, porque recupera los recursos naturales para el Estado, distribuye la riqueza en beneficio de la inmensa mayoría de la población”, indicó.

Para Paz Rada, son los movimientos sociales y populares, y de las regiones, los que participan en la vida política y construcción democrática; por otra parte, dijo que es una democracia de autodeterminación  y de liberación nacional.

Una que no acepta imposiciones del imperialismo o de fuerzas exteriores porque es una construcción del propio pueblo boliviano, esa es la característica fundamental, explicó, y esto se expresa en la recuperación de los recursos naturales, las empresas estatales, la nacionalización de los hidrocarburos y la redistribución.

“Creo que el hecho democrático más importante de Bolivia es que la riqueza que se concentraba en pocas manos o se llevaba al exterior ahora se queda en el país y se redistribuye entre toda la población boliviana; ésa es la nota más importante que significa la profundización de la democracia, que busca la igualdad económica”, sustentó.

Destacó que en este período democrático todos los sectores del pueblo boliviano tienen una participación directa a través de la libertad de expresión, de opinión, de organización, de fortalecimiento de gremios, de asociaciones, de juntas vecinales.

“Quiere decir que es una democracia que se está profundizando precisamente con la participación social de las grandes mayorías. La democracia no está restringida a un grupo pequeño de partidos políticos o de dirigentes ligados a grandes intereses económicos, como en el pasado”, manifestó.

Otro hecho de importancia de la actual democracia es haber desarrollado una política de soberanía y dignidad, que se expresa en una postura internacional como ser  los derechos de la Madre Tierra, de los pueblos indígenas, derecho al agua, libertades de los ciudadanos, derecho de una salida al mar, y todo eso corresponde a la práctica de la libertad y soberanía nacional.

“Eso es parte de una democracia nacional popular que estamos profundizando en Bolivia”, aseveró.

Según Moldiz, la democracia intercultural vigente vs. democracia republicana o del viejo Estado radica en que la primera reconoce el tejido social, en que el individuo es parte de una comunidad, conforma una sociedad, nacionalidad o un grupo social y este proceso permite el desarrollo a plenitud de las cualidades personales.

libertades
Remarcó que, a diferencia de los gobiernos neoliberales, “hoy es una democracia plena, una democracia en tensiones permanentes, pero que respeta la plena realización del ciudadano en tanto ser individual como colectivo”.
“Todos en el país tienen la posibilidad de participar, a diferencia de lo que ocurría en la democracia del pasado, en la que había límites, en algunos casos políticos y en otros institucionales, a la participación de los sindicatos en la lucha política”, señaló.

Nueva etapa

En criterio del exministro de Autonomías Hugo Siles, en enero de 2006 se inició una nueva etapa en el país, porque a partir de esa fecha la democracia ya no se concibe como la oportunidad  “periódica que tienen los ciudadanos para ejercer sus derechos o libertades”.

“El presidente Morales incorpora un elemento sustancial basado en reducir la pobreza extrema, generar mayor igualdad entre los bolivianos, mejorar la calidad de vida, y eso se inicia a partir de la nacionalización de los hidrocarburos, que mejorará la vida de los bolivianos”, puntualizó.

En esta etapa del proceso de consolidación de la Revolución Democrática y Cultural se sobrepone la identidad de los pueblos indígena originarios campesinos, se vislumbran mejores condiciones para el acceso a los servicios básicos de la población y mayor acceso de la mujer en las diferentes actividades de la sociedad.

“Los resultados de esa nueva iniciativa que promueve el Presidente son muy reconocidos en el mundo a través de los organismos internacionales. Lo que significa que en Bolivia se creció económicamente, pero con inclusión social, por tanto, la democracia ha dejado de ser tan sólo la referencia de la elección de autoridades y pasó a ser un sustantivo en el mejoramiento de la calidad de vida de los bolivianos”, apuntó Siles.

Por esos antecedentes el Gobierno nacional es el abanderado en la lucha por la profundización de la democracia en el país. Además, el Jefe de Estado alcanzó en cada una de las elecciones una alta legitimidad a través del voto y permitió apuntalar con mayor firmeza estas políticas públicas que sentaron las bases para que en Bolivia la democracia deje de ser tan sólo una referencia.

Para el dirigente campesino Rodolfo Machaca, la aparición de Evo Morales ha sido importante porque logró transformar al país luego de innumerables luchas de las organizaciones sociales y de los trabajadores.

“Nuestro Presidente ha sido capaz de liderar la recuperación de los recursos estratégicos, para que esos ingresos sean redistribuidos equitativamente entre el pueblo boliviano”, sostuvo.

También te podría gustar...