Decepción y amargura porque la CIJ fue conservadora según abogado de Bolivia

La Haya, HOLANDA, 1 oct (ABI).- El ex presidente Carlos Mesa y el  español Antonio Remiro Brotons, jefe de los abogados internacionales que defendieron a Bolivia durante los 5 años de juicio desde 2013, para que Chile se avenga, de manera obligada, a negociar la cesión de una salida soberana al mar Pacífico, señalaron el lunes las debilidades del fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

“Sabor amargo porque no es el fallo que esperábamos. Creemos que la Corte ha sido poco profunda en el análisis de dos elementos históricos fundamentales, como son 1950 y 1975, que en nuestra opinión generan claramente una obligación de Chile a negociar porque se pueden entender prácticamente como tratado”, esgrimió Mesa.

La CIJ resolvió, por voto de 12 de sus 15 miembros, que Chile no tiene obligación de negociar la cesión de una salida soberana al mar a Bolivia, tras un proceso de cinco años.

“Nos sentimos decepcionados que la Corte haya asumido una posición tan conservadora y por tanto tan poco progresista y por eso pensamos que esta sentencia no pasará a los anales de la historia de la jurisprudencia como habría pasado una sentencia que hubiese asumido nuestros puntos de vista que habría sido objeto de un debate de la doctrina durante, 10 y 20 años”, significó Remiro Brotons por su parte.

El abogado español dijo, en el borde de la ironía, que la Corte rechazó el planteamiento boliviano de que los actos formales y promesas de Estado a Bolivia, por parte de Chile durante el siglo XX, en suerte de adscripción al “dogma de fe”.

“Y por qué no hay intención de negociar,”?: Porque no”, citó de ejemplo tal terquedad.

Es también el síndrome de “Santo Tomás”, o eso de “creer sólo hasta ver” y hasta esa convicción la Corte, que no encontró en los alegatos bolivianos, como aporte de prueba, la letra de un tratado propiamente dicho, falló a favor de Chile.

También te podría gustar...