Bolivia celebra la Revolución Agraria tras eliminar el latifundio y distribuir tierras y tractores a los campesinos

Por Víctor Hugo Chambi/Diario Cambio.- Aún está fresco en la memoria la sesión del Senado del 28 de noviembre de 2006, cuando se sancionó la Ley de Reconducción Comunitaria de la Reforma Agraria, en medio del boicot de las fuerzas políticas opositoras. Desde entonces comenzó la transformación del área rural para dar el salto hacia la Revolución Agraria, Productiva y Comunitaria.

“Era una jornada histórica, más de 5.000 indígenas y campesinos marcharon a La Paz para demandar la reconducción de la reforma agraria, que la tierra sea realmente de quien la trabaja, demanda que fue boicoteada por la oposición”, recordó el vocero político del Movimiento Al Socialismo (MAS) en la sede de gobierno y exparlamentario de esa época, Jorge Silva.

El pedido de las comunidades indígenas y campesinas era acabar con el latifundio en el oriente y el minifundio en el occidente, además de acelerar la titulación de las propiedades, que en algunos casos demoraba hasta 10 años de trámites, por lo que se realizó una marcha hasta el Congreso.

Con una vigilia en la plaza Murillo y la negativa de la oposición —que era mayoría en el Senado—, esa noche se logró instalar la sesión de la Cámara Alta y posibilitar la sanción de la Ley 3545, con lo que se inició el proceso de redistribución de la tierra en Bolivia.

El presidente Evo Morales promulgó la norma en la madrugada en plena plaza y dijo que la revolución agraria no sólo se traducirá en una distribución de la tierra, sino que estará acompañada de mecanización y mercados.

Al año siguiente se aprobó el reglamento de la ley y se la emitió el 2 de agosto de 2007, con lo que se dio paso al saneamiento de las tierras en el territorio nacional. La nueva norma aclaraba que la única forma de demostrar la posesión de una tierra era a través del trabajo. Si un terreno está siendo usado con una función económico-social, el propietario tendrá su posesión de la tierra reconocida, de lo contrario se la revierte para que el Estado la utilice en el Plan de Distribución de Tierras.

En 1953, cuando se firmó el decreto ley de la Reforma Agraria, se utilizó la frase ‘la tierra es para quien la trabaja’, “un eslogan que simplemente servía para proteger a unos cuantos, ahora sí la tierra es de quien la trabaja porque con la titulación se entrega las propiedades a los verdaderos trabajadores del agro y no a los hacendados y latifundistas”, dijo Silva.

Para el diputado campesino de la provincia Aroma de La Paz Franklin Flores, esa frase fue “mentirosa y un engaño” a los campesinos, porque permitió legalizar el latifundio y la apropiación de las tierras productivas en manos de unos cuantos y sumir en la pobreza y el minifundio a los pequeños productores.

Un salto cualitativo 

En la época republicana, cada 2 de agosto se conmemoraba el Día del Indio, pero a partir de 2007 el gobierno de Evo Morales cambió la denominación por el Día de la Revolución Agraria, Productiva y Comunitaria, que no solamente fue un cambio de nombre, sino un salto cualitativo.

“Antes el campesino estaba abandonado ante los efectos de la naturaleza; ahora el Gobierno nacional otorga riego, seguro agrario, incentivos con programas productivos, herramientas de trabajo. Hay un avance significativo”, aseveró Flores, quien proviene de la comunidad de Aisakollo, del municipio de Sica Sica.

El Plan del Sector Agropecuario y Rural de Desarrollo Integral para Vivir Bien 2016-2020 del Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras establece 10 políticas para lograr los objetivos marcados en la Agenda Patriótica 2025, en referencia al trabajo en áreas rurales.

Las medidas que se deben implementar son: consolidación de la tenencia y uso de la tierra, innovación tecnológica, uso y manejo de suelos y aguas, sanidad agropecuaria, seguridad alimentaria con soberanía, desarrollo de comunidades productivas, desarrollo sostenible de la coca, diversificación productiva, desarrollo de mercados y un comercio justo.

El 82% de tierra saneada

Desde que se dio inicio a la titulación de los predios agrarios con la reforma agraria de 1953, los diferentes gobiernos de turno avanzaron muy poco en el saneamiento de las tierras.

Según datos del Viceministerio de Tierras, hasta 2005 se hizo el saneamiento de un poco más de 9 millones de hectáreas (ha), lo que benefició solamente a 563 familias de 10 comunidades, mientras que desde la aplicación de la reconducción comunitaria y la revolución agraria, en 12 años se registraron 75,5 millones de hectáreas y así se llegó a 43.925 familias de 1.323 comunidades en todo el territorio.

En Bolivia hay 103,6 millones de hectáreas para sanear, y hasta ahora se han titulado 84,6 millones de hectáreas.

En Yapacaní se promulgarán normas para el sector

La conmemoración del Día de la Revolución Agraria, Productiva y Comunitaria se realizará en la población de Yapacaní, departamento de Santa Cruz, donde se emitirán varias normas a favor del sector campesino y productores agropecuarios.

Jacinto Herrera, secretario ejecutivo de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB), informó que una de las principales normas que se trabajó fue “el acceso a créditos con facilidades, eso es lo que más pidieron los compañeros del campo, ése es el pedido y se trabajó esa norma, que ya está lista, solo falta que el Presidente haga el anuncio.

La celebración del 2 de agosto tendrá lugar en el estadio municipal de Yapacaní, desde las 10.00, informó el alcalde de ese municipio, Vicente Flores.

“Se espera albergar entre 80 mil y 100 mil personas; seguramente nuestro hermano Presidente lanzará decretos y leyes que beneficien al sector productivo, por lo que convocamos al 100% de la población del norte integrado, además de las otras regiones, como  Chiquitania, Cordillera y los valles cruceños”, declaró el edil.

La Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia, la Confederación Nacional de Mujeres Originarias Indígenas Campesinas ‘Bartolina Sisa’, la Confederación de Comunidades Interculturales, la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia y el Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu garantizaron una masiva presencia en Yapacaní.

Esas organizaciones iniciarán el festejo con una marcha por el centro de Yapacaní y luego se concentrarán para escuchar los anuncios que hará Morales para mejorar la actividad agraria comunitaria.

El 2 de agosto fue establecido por la labor de Elizardo Pérez en Warisata

Existe una confusión en cuanto a la conmemoración del 2 de agosto como fecha de referencia del mundo rural y autóctono, ya que la misma no hace referencia a 1953 y la Reforma Agraria, sino a la labor de Elizardo Pérez en la escuela ayllu de Warisata, explicó el historiador Carlos Soria Galvaro.

“La fecha tiene su origen en la fundación de la escuela de Warisata, una auténtica y creadora revolución educativa que arrancó precisamente el 2 de agosto de 1931, bajo la conducción de Elizardo Pérez y Avelino Siñani”, señala Soria Galvarro en un artículo de opinión.

Agrega que “el presidente Germán Busch quiso homenajear la gesta warisateña y en 1937 proclamó el 2 de agosto como Día del Indio. Víctor Paz hizo coincidir en 1953 la firma del Decreto de Reforma Agraria, en Ucureña, con una fecha de alguna manera ya consagrada, y es a partir de eso que se la mencionaba como Día del Campesino.

La Escuela Ayllu de Warisata fue creada el 2 de agosto de 1931, junto al Parlamento Amauta como principal órgano de decisión. Su primera medida fue abolir la servidumbre y el trabajo gratuito que los campesinos prestaban al subprefecto, al corregidor y al cura, destaca un documental del Ministerio de Educación.

En honor a la labor realizada por Elizardo Pérez y Avelino Siñani, la Ley 070 de Educación lleva el nombre de ambos maestros, quienes fueron perseguidos por crear escuelas indígenas.

También te podría gustar...