Cardenal de Bolivia Toribio Ticona: “Yo voy a estar más cerca de Evo porque él es mi amigo”

La RazónIván Bustillos La Paz.-  Ante los ataques que un día hubo contra los “jerarcas y colonizadores” de la Iglesia Católica por parte del Gobierno, el nuevo cardenal, Toribio Ticona Porco, también tuvo sus respuestas: “El poder no es para aplastar a los demás”, “la política no es para hacer lo que le dé la gana” (2016). Respetando el Estado laico y la poca amistad con la Iglesia desde el MAS, él se siente, sin embargo, más cerca del Presidente que el cardenal Julio Terrazas. Cuando Morales le congratuló por su designación y le dijo por Twitter que esperaba seguir trabajando junto a él, el nuevo Cardenal expresó su gozo: “Ya está inspirando el Señor también a Evo”.

— El primer Cardenal fue un sacerdote alemán de origen, José Clemente Maurer; el segundo, uno cruceño, Julio Terrazas; y, el tercero, usted, pero el primero indígena. ¿Qué significado le da a todo esto?  

— Cuando estudiaba en el seminario Sucre de San Cristóbal, conocí al cardenal Clemente Maurer; era amigo mío, y me quería, porque algunas cosas de mecánica entiendo, y cuando se le embromaba el frigider o algo, me llamaba. Después vino Julio Terrazas, de la misma congregación redentorista. Yo soy campesino, minero, de extracción pobre, potosino, nacido en una provincia; y yo soy el tercer Cardenal para nuestra Iglesia de Bolivia; estoy pensando todavía dónde me voy a ubicar.

— Un Cardenal es consejero, colaborador directo del Papa, mucha responsabilidad.

— Demasiada, pero haré todo lo posible, con la ayuda del Espíritu Santo. Ese mismo día ha llegado mi nombramiento, que ha sido una verdadera sorpresa. Quién iba a pensar que yo, siendo el último, digamos, sea ahora el primero; pero así son los designios de Dios.

— Usted fue parte de la Juventud Obrera Católica, un grupo muy especial parece; usted mismo dijo: viendo la realidad del campesino, del minero, actuábamos, era el evangelio entre los pobres.

— El papa Pío XII en 1955 dijo que en América Latina y en Bolivia iba a darse una gran transformación, y se cumplió; entonces, llegaron unos padres misioneros belgas a mi parroquia, en Concepción. Organizaron la Juventud Obrera Católica; yo era el secretario de actas.

— ¿Pero qué hacían como JOC?

— Nosotros hacíamos el apostolado, evangelizando entre los jóvenes; para los que ya no eran jóvenes teníamos la LTC, la Liga de Trabajadores Católicos. Como decías, (aplicábamos) el método de la vida: ver, juzgar y actuar. Un método que hoy día vale y valdrá siempre, porque si no vemos la realidad del hombre, si no escuchamos, como decía Jesús, el clamor del pueblo, cómo les oprimen, cómo vamos a poder llegar a ellos, hablar con ellos; cómo vamos a cambiar o por lo menos cuestionar a aquellos que oprimen a nuestros hermanos los pobres.

— ¿Cómo se llevaba con los izquierdistas de aquella época?

— Muchos eran amigos. Un día vino un dirigente trosko, y me dijo ‘Tata, bautizo’. Y yo le dije: ‘si vos eres trosko, cómo es posible’. Y me dijo: ‘en el fondo creemos nomás’.

— ¿Cómo conoció a Evo Morales?

— Yo era párroco y obispo de Patacamaya, aunque era obispo prelado de Corocoro pero con residencia en Patacamaya, y por allí pasaban los rentistas, luego Evo con su grupo de Cochabamba, cocaleros; les recibíamos, al final, son nuestros hermanos, les invitábamos plátanos, pancito, algo caliente; y entonces, celebré la misa y él estaba; desde entonces nos conocemos y él me recuerda, como yo también le recuerdo.

 Cuando a usted le han nombrado Cardenal, él en su Twitter, además de felicitarlo, al final dice ‘seguiremos trabajando juntos’.

— ¡Exacto!

— Pero qué le querrá decir.

— Yo creo que es el camino. Ya está inspirando el Señor también al Evo, que siempre ha atacado: “jerarcas, que estos colonizadores”; eso habrá sido antes, hay que vivir lo presente. Muchos sacerdotes hemos trabajado por la democracia, hemos arriesgado nuestra vida; por tanto, no nos hace mella lo que quizás critican del pasado. Pero tenemos que entender: la Iglesia no es un concepto, sino es una verdad de personas; entonces, hay personas que al final se equivocan, pero, en el fondo, como decimos, seguimos uno, ese amor a Dios que tenemos.

  

— En 2016, en una reflexión que hizo usted, ya dijo: “Hoy nos dan ultimátums los que están en el poder”, “el poder no es aplastar a los demás”, “la política no es para hacer lo que les dé la gana”. Ya era muy directa su crítica al MAS.

— Contestatario… Claro, ahora mismo, con cariño, tenemos que charlar con ellos, acercarnos, aceptar lo que son, como también que nos acepten a nosotros, en un diálogo de respeto mutuo, porque enojarnos, atacarnos, no lleva a nada. Como eclesiástico, yo sobre todo tengo que buscar la unidad de los bolivianos, el perdón, el trabajo mancomunado, la solidaridad y la mutua ayuda.

— Le pregunto esto por cómo el cardenal Terrazas fue muy crítico con Evo y con el MAS. Siempre mantuvo su distancia de Evo.

— Distancia, sí. No, yo voy a estar más cerca; el Evo es mi amigo, y un amigo no debe ser de un momento, cuando estés en el poder; en las buenas y en las malas, amigos. Eso no quita que yo esté con su partido o con todo lo que dice, sino que le respeto y que también, a la inversa, respete. Y ojalá sea mi presencia de Cardenal de Bolivia para acercar esta polaridad que existe.

— Hace poco, la Alcaldía de La Paz ha determinado que ya no prohibirá la venta o entretenimiento donde se beba alcohol en Semana Santa; como ratificando que estamos en un Estado laico.

— Por el sacramento del bautizo, todos somos hijos de Dios, miembros de la Iglesia de Jesucristo, nuestro Señor, respetando a las otras iglesias, o de los hermanos separados, pero, en definitiva creemos en el mismo Señor; entonces, hay que seguir nomás.

— Pueden estar separados, Estado e Iglesia, pero pueden convivir también.  

— Exacto. En muchas cosas, como los movimientos mineros de Siglo XX, Catavi, se atacaban entre troskos, moscovitas, comunistas, (pero) a la hora de la verdad, cuando teníamos que defendernos, nos uníamos. Ojalá lograríamos eso.

 La Iglesia boliviana ahora parece que tiene un problema de fondo: los pocos jóvenes que optan por el sacerdocio…

— En principio, puedo decir, sin condenar a mis hermanos sacerdotes, que quizás no hemos dado suficiente testimonio de nuestra vocación; pero también los tiempos han cambiado; el joven ya no es de tu tiempo o de mi tiempo; tenemos que buscar una pastoral para llegar al joven, (que) a pesar y dentro de estos placeres, la economía y tantas otras cosas, pueda también dedicarse y entregarse al Señor; pero también los laicos, el fuerte tienen que ser los laicos, de esas familias van a salir sacerdotes y religiosas, y haremos una iglesia viva en Bolivia.

— ¿Diferencia mucho o poco al papa Francisco del papa Ratzinger?

— Cada cual tiene su carisma, Dios inspira a cada uno. El otro Papa ahora es santo, y el actual, un Papa más de tendencia socialista en lo social, de la Iglesia, del hombre. Y creo que son los signos de los tiempos, que nos exigen, y exigen a nuestra Iglesia y a todos los cristianos.

— ¿Tiene usted la idea de la agenda, de lo que quiere hacer como Cardenal, alguna misión que quiera cumplir?

— Como Sucre ha tenido su Cardenal (Clemente Maurer), y Santa Cruz  también (Julio Terrazas), o quedarme aquí en La Paz, quizás volvería a mi tierra natal, Potosí, para estar más con los pobres, y visitar todas las parroquias mineras, campesinas, sin discriminar a la clase media o a la clase pudiente; mi amor, mi cariño, mi servicio tiene que ser para todos, como el Señor vino y acogió a pecadores y a grandes letrados.

— ¿Habla aymara?

— Puedo dialogar un poquito, pero mi lengua materna es el quechua, y puedo simultáneamente hablar el quechua y el castellano; pero en el aymara me trabo.

— ¿Qué les diría a los jóvenes?

— Decirles que el Papa o la Iglesia siempre han tenido el deseo de que los jóvenes sean la célula fundamental de nuestra Iglesia; son la esperanza, el presente y el futuro de nuestra Iglesia. Y que, por lo tanto, a pesar de los placeres, de la economía, de la política, de todo, también encuentren en sus vidas al Señor y puedan seguirle como los primeros apóstoles, renunciando a las cosas que el mundo nos atrae a todos.

Pérfil:

Toribio Ticona Porco Amigo del papa Francisco, el nuevo Cardenal no ha dejado de marcar sus diferencias con el gobierno del Movimiento Al Socialismo (MAS); anuncia, sin embargo, una mayor cercanía con el presidente Morales; respeto mutuo pero trabajo en común, plantea.

Nombre: Toribio Ticona Porco Nació: 23 de mayo de 1937, en la provincia Cornelio Saavedra de Potosí. Profesión: Sacerdote. Cargo: Cardenal electo, será consagrado el 29 de junio.

El miércoles cumplió 81 años. Fue ordenado sacerdote el 29 de enero de 1967 y consagrado obispo el 31 de mayo de 1986. Fue alcalde de Chacarilla, departamento de La Paz.

PUBLICACION ORIGINAL: http://www.la-razon.com/suplementos/animal_politico/Toribio-Ticona-voy-cerca-amigo_0_2937306285.html

También te podría gustar...