Fiesta del Gran Poder brilló otra vez con la esperanza de que la UNESCO la declare Patrimonio de la Humanidad

Por Diego Ponce de León M./CAMBIO.- Más de 40.000 bailarines y 7.000 músicos se desplegaron a lo largo del recorrido de la Entrada del Gran Poder (zona Max Paredes y centro de la urbe paceña) desde tempranas horas del sábado hasta entrada la madrugada de hoy.

Delegaciones de las autoridades gubernamentales, municipales y de la Asociación de Conjuntos Folklóricos del Gran Poder (ACFGP), junto con los bailarines de las primeras fraternidades que ingresarían, se reunieron a las 07.00 en los alrededores de la Plaza Garita de Lima para iniciar oficialmente el trayecto de la Fiesta Mayor de los Andes.

A manera de una procesión, las delegaciones recorrieron las calles y avenidas por las que más tarde les seguirían las demás fraternidades, hasta la plaza Camacho, donde se instalaron los palcos para que éstas puedan observar el desenlace del evento.

La jornada se inició y fue acompañada por un intenso sol, lo que motivó la presencia de la población desde muy temprano, según las percepciones de las autoridades de la ACFGP y el preste mayor de la gestión 2018, Álex Choque, que se instalaron en el palco oficial.

 

La presidenta de la ACFGP, Marina Salazar, destacó la puntualidad con la que empezó el evento y las condiciones de seguridad, orden y control que se dieron por parte de la Policía y la Intendencia Municipal para que la jornada se lleve a cabo exitosamente.

Detalló también que de las 74 fraternidades participantes, 22 son morenadas, 44 danzas livianas, y siete autóctonas.

“Hay 22 danzas que representan a la morenada, 44 livianas —entre las que se cuenta nueve caporales, nueve kullaguadas y cuatro salays— y siete autóctonas”, mencionó.

A su turno, la ministra de Culturas y Turismo, Wilma Alanoca, remarcó las gestiones que se realizan para que la fiesta del Gran Poder sea reconocida como Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad por la Unesco.

Este evento es uno de los más grandes del país debido a que mueve alrededor de 80.000 personas.

“Participan cerca de 40.000 bailarines, 10.000 músicos y un grupo de espectadores que ronda las 30.000 personas”, manifestó Jhonny Paco, vicepresidente de la ACFGP.

El preste mayor, Álex Choque, explicó que después de la fastuosa Entrada del Gran Poder, las actividades continúan en un sentido más religioso y devocional.

“Mañana se continuará con la diana, que consiste en la concentración de todos los grupos que participaron desde tempranas horas a la altura del puente Topáter. Desde allí bajan por la avenida Abaroa hasta llegar al templo y luego cada fraternidad se va a su respectivo local, hasta el día lunes”, describió Choque, quien luego recordó que la próxima semana tendrá lugar la misa y víspera al Tata del Gran Poder en el atrio del santuario.

La morenada Eloy Salmón lució 50 trajes bordados hace medio siglo

(MCYT). Apreciar, detenidamente, trajes de morenada que fueron bordados hace medio siglo es encontrarse con una sintonía perfecta entre movimientos, colores y destrezas: hilos dorados sujetando finamente perlas de colores, delicadas cuerdas azules recubriendo los bordes de los trajes, mechillas entrelazadas que forman círculos, espirales, ondas y un sinfín de formas, todo cosido artesanalmente.

Ayer por la tarde, los pasantes de la morenada Eloy Salmón, de la cual don Jorge es el bordador oficial y también miembro,  hicieron la respectiva ch’alla de los 50 trajes que fueron lucidos por 50 fraternos en la Entrada del Gran Poder.

“Este año están entrando 50 trajes bordados 50 años atrás. Yo heredé esta profesión de mis abuelos, soy la cuarta generación. Mi papá me enseñó esto; es una tradición nuestra” dice don Jorge Quisbert Pérez, de 62 años, bordador de trajes de morenada, quien comenzó el oficio a los ocho años.

El Gran Poder se luce con la mirada puesta en la Unesco

La Razón Digital / Ángel Guarachi / La Paz.- La Festividad del Señor Jesús del Gran Poder lució este sábado sus mejores galas ante la expectativa de que el próximo año la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) la declare como patrimonio inmaterial de la humanidad. El salay fue una de las danzas que debutó este año.

Desde tempranas horas los cerca de 40.000 bailarines y 6.000 músicos tomaron las calles del centro de La Paz para mostrar el colorido de los trajes y demostrar los pasos que ensayaron durante meses.

La versión de la Fiesta Mayor de Los Andes es adornada con las danzas de la morenada, diablada, caporal, kullawada, waca tokori, tinku, pujllay, tobas, y la novedad del salay, entre otras.

El 23 de mayo, el Gobierno anunció que de parte de la Unesco recibió una misiva que establece que la festividad cumplió con todos los requisitos de la primera fase para ser incluido en la lista patrimonial; lo que resta ahora es concretarse es su revisión de fondo.

“Cuando postulamos a ser parte de la lista representativa del patrimonio cultural y material de la humanidad ante la Unesco lo que estamos queriendo hacer es dejar por sentado el significado que tiene para los bolivianos nuestra festividad, nuestras tradiciones; realmente el Gran Poder es un sincretismo único”, afirmó a La Razón la ministra de Culturas, Wilma Alanoca.

El expediente que fue elaborado por el Ministerio de Culturas y Turismo y la Asociación de Conjuntos Folklóricos del Gran Poder en base al proyecto de la historiadora Carmen Loza, responsable de la Unidad de Patrimonio Inmaterial del MCyT, fue enviado a la Unesco en marzo de 2017.

La danza el salay, que representa en su zapateo la siembra de la tierra y el coqueteo de pareja, se convirtió en los últimos meses en la danza de moda en las diferentes festividades. Este año ingresó al Gran Poder como la novedad.

El 20 de mayo, se llevó a cabo el sexto Encuentro Mundial del Salay que reunió a practicantes de esta danza en 37 ciudades del mundo. La iniciativa fue con el fin de mostrar al mundo que el salay es patrimonio boliviano.

“El salay ha cobrado fuerza y ha irrumpido en el Gran Poder y ahora poder decir que el gran poder es inclusivo”, añadió Alanoca.

Este año, 74 fraternidades forman parte de la entrada: 22 de danza pesada, 45 de danza liviana y 7 de autóctona. Además de 6.000 músicos y de 95 bandas folklóricas y siete autóctonas son parte de la festividad.

También te podría gustar...