La demanda marítima de Bolivia volverá a resonar en las sesiones de la OEA

Por Juan F. Cori Charca / Cambio.- El 4 y 5 de junio, Washington será la sede del cuadragésimo octavo período ordinario de sesiones de la Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos (OEA), en la cual Bolivia abordará su centenaria reivindicación marítima, hoy radicada en la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

El embajador permanente de Bolivia en la OEA, Diego Pary, precisó que la postura nacional será expresada por el ministro de Relaciones Exteriores, Fernando Huanacuni.

“Se hará una referencia, durante la exposición del Canciller boliviano, al tema marítimo y creo que éste es uno de los mejores momentos en cuanto a nuestra demanda presentada en la Corte Internacional de Justicia de La Haya”, apuntó Pary en declaraciones a la radio estatal.
En 2013, Bolivia demandó a Chile en el principal órgano judicial de las Naciones Unidas.

La demanda, que superó una excepción preliminar de incompetencia que planteó Santiago, pide al alto tribunal que juzgue y declare que Chile tiene la obligación de negociar con Bolivia, de buena fe, pronta y formalmente, en un plazo razonable y de manera efectiva, con el fin de alcanzar un acuerdo que otorgue a los bolivianos una salida plenamente soberana al océano Pacífico.

Entre el 19 y 28 de marzo de este año tuvieron lugar las audiencias orales de la demanda en la sede de la CIJ, en La Haya.

En esa ocasión, Amy Sander, jurista inglesa e integrante del equipo boliviano, recordó que la OEA se pronunció en 11 oportunidades sobre la solución de la controversia marítima boliviana.

En el listado aparece la Resolución 686, adoptada en la XIII Asamblea General de la OEA de noviembre de 1983, la cual exhorta a Bolivia y Chile a que: “inicien un proceso de acercamiento y reforzamiento de la amistad de los pueblos boliviano y chileno, orientado a una normalización de sus relaciones tendente a superar las dificultades que los separan, incluyendo en especial una fórmula que haga posible dar a Bolivia una salida soberana al océano Pacífico sobre las bases que consulten las recíprocas conveniencias y los derechos e intereses de las partes involucradas”.

No obstante, en 2017 la defensa chilena, expuesta por la argentina Mónica Pinto, rechazó el carácter jurídico vinculante de esas resoluciones.

Pinto alegó que en ninguno de los escritos aparece la “palabra obligación”.

Con todo, la intervención del Canciller boliviano en la OEA recobra importancia porque en la actualidad los jueces de la CIJ deliberan para emitir su sentencia antes de fin de año.

También te podría gustar...