Chile intenta destrozar argumentos bolivianos en base de periódicos y cables de agencia: trata de salvaje a Banzer

La Haya, HOLANDA, 23 mar (ABI).- El abogado de Chile, Samuel Wordsworth, empleó el viernes recortes de periódicos y cables de agencias de noticias y en la misma tónica de la víspera, figuras idiomáticas displicentes para retratar a expresidente boliviano, Hugo Banzer (1971-78) como “salvaje”, con el fin de desarmar los alegatos de Bolivia de principios de semana en la ronda de argumentaciones, en el juicio marítimo que ambos países libran en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya.

    El letrado inglés se valió de cables de las agencias Reuters Latin, como tal desaparecida y la Agence France Presse, fechados en La Paz y Santiago a mediados de los “70 para describir las actuaciones de los generales Hugo Banzer, boliviano, y Augusto Pinochet, chileno, que gobernaron sus naciones con puño de hierro esa época.

    “Como salvaje que regala pepitas de oro a cambio de cristales, Banzer regaló a Chile (la reanudación) relaciones diplomáticas”, afirmó en su alegatos.

     El jueves, Chile  dijo que las actuaciones de sus más altas autoridades, presidentes, cancilleres y embajadores, que intercambiaron notas diplomáticas, impartieron órdenes a sus legaciones en La Paz y firmaron memorandos donde estamparon la fe de Estado, no equivalen a actos jurídicos como tampoco las 11 resoluciones sobre el secular contencioso boliviano-chileno que expidió, entre 1980 y 1989, la hemisférica Organización de Estados Americanos.

    Tras los alegatos chilenos de 3 horas de este viernes, Bolivia contraargumentará el lunes y dos días después el turno le corresponderá a Chile, entre 6 y 8 meses antes de escucharse el dictamen final de la CIJ.

    Bolivia pide que Chile vuelva a la mesa de negociaciones, obligado por una veintena de promesas de Estado entre 1920 y 2011.

    Bolivia reclama a Chile la restauración de un paso soberano al mar de que fue privado en 1879 tras la invasión chilena a  su entonces puerto de Antofagasta.

Ninguna resolución de la OEA crea obligación de negociar ni habla de litigio, sólo son recomendaciones: Pinto

La Haya, 23 mar (ABI).- La abogada argentina, Mónica Pinto, afirmó el viernes en La Haya, en el segundo día de los alegatos chilenos de la demanda marítima impetrada por Bolivia en ese alto tribunal, que las resoluciones aprobadas por la Organización de Estados Americanos (OEA) que declara de interés regional resolver ese diferendo, no crea ninguna obligación de negociar y no habla de litigio, por tanto, son sólo recomendaciones.

    “El texto de las resoluciones de la Asamblea General no utiliza la palabra obligación, solo habla de un interés regional, insta a los estados afectados a iniciar un diálogo, o decide exhortar a Bolivia y Chile a que inicien un acercamiento, no hay nada que señale que hay una obligación, se trata solo de resoluciones políticas”, puntualizó.

    En su exposición afirmó que Chile no votó a favor, ni aceptó esas resoluciones como legítimas, menos como obligatorias, por lo que consideró que no pueden establecer una obligación jurídica.

     La abogado de Bolivia, Emy Sander, expuso las 11 resoluciones de la Organización de Estados Americanos (OEA), principal organismo hemisférico adherido por Chile y Bolivia en sus nacientes, en 1948, a favor de la reintegración marítima boliviana entre 1980 y 1999.

    “En 1980 (la OEA) se refería al hecho de que era de interés permanente y que se halle una solución equitativa, Se insta a iniciar un diálogo para hallar una solución satisfactoria. En 1981, con argumentos similares. En 1983 recomendó que iniciara un proceso de acercamiento para resolver las dificultades e, incluso, una fórmula para dar una salida al Océano Pacífico. Esta última fue iniciada en noviembre de 1983, cuando cada palabra fue objeto de debates antes de la presentación” al pleno de la Asamblea, argumentó la abogada del equipo jurídico boliviano.

    A contramano, la jurista que defiende a Chile, afirmó que las resoluciones de la OEA sólo hablan de “un problema y no de un litigio” y consideró que esos “vacíos” hacen que se utilice un “artificio” en la demanda boliviana.

    “No se trata de jugar con las palabras”, mucho menos en una Corte, refrendó.

    A su juicio, Chile inicio de buena fe un diálogo con Bolivia, en base a la buena vecindad, pero aseguró que nada permite asumir que Chile estaba obligado a iniciar ese diálogo.

    “Las resoluciones de la Asamblea son políticas y no constituyen una obligación jurídica”, sustentó.

    Bolivia demandó en 2013 a Chile en la CIJ para que se avenga a negociar una salida soberana al Pacífico en base a varios compromisos incumplidos en más de 100 años de enclaustramiento.

    En sus alegatos, el pasado lunes y martes, los abogados de Bolivia pusieron en evidencia que los acuerdos alcanzados y las actas firmadas entre 1920 y 2011, por altas autoridades de ambos países, referidas a la restitución de la calidad marítima de Bolivia, mediterránea desde 1879, generan la obligación de negociar.

Lo que Chile busca desmontar; lo que Bolivia argumentó 

La Haya, HOLANDA, 22 mar (ABI).- Chile intentará el viernes por segundo día consecutivo desplomar el muro de alegatos con que Bolivia enseñó a los magistrados de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya que su vecino trasandino entabló, durante casi un siglo, conversaciones y formuló promesas de Estado para dotarle de una salida soberana al mar Pacífico y que, por lo tanto, está obligado a volver a la mesa de negociaciones.

    Por vía de su canciller, Roberto Ampuero, Chile dijo que su país no está obligado a negociar y menos a contravenir bajo ningún concepto el Tratado de 1904, que demarcó la frontera binacional que aisló a Bolivia del mar.

    “Chile no está dispuesto a ceder territorio ni a donar territorio basado en una supuesta obligación de negociar y de hacerlo como lo quiere, lo intenta plantear Bolivia”, mediterránea desde 1904, afirmó el jefe de la diplomacia chilena, al cabo de la primera de 2 audiencias en el patio que da acceso a la CIJ.

     Ampuero insistió que, para su país, “es muy importante insistir que el tratado de 1904 es la piedra angular, el marco y el paraguas en se deben mantener las relaciones entre Chile y Bolivia”.

    La demanda judicial boliviana no toca el Tratado de 1904, reseñó en La Paz el presidente Evo Morales, mientras que el coagente Sacha Llorenti dijo “que Chile ha utilizado argumentos que ya fracasaron en la excepción preliminar” ganada por Bolivia.

    Los abogados de Chile que alegaron que Bolivia ha presentado pruebas a medias o sacadas de contexto, volverán a usar de la palabra este viernes y apuntarán a desmontar la tesis boliviana que sí La Moneda sí debe negociar.

    Bolivia historió las actas, los memorandos de entendimiento y citó apartes de los informes que, por ejemplo, el presidente chileno Gabriel González Videla (1946-1952) expuso al Congreso de su país sobre su decisión de ceder a Bolivia una salida soberana al mar.

    También la voluntad del dignatario en ese sentido expresada en La Paz por el embajador de su país Horacio Wálker Larraín.

    O los actos de Wálker Larraín de aceptación al planteo del secretario de Estado de Estados Unidos, Franz Kellog, que en diciembre de 1926 pidió entregar a Bolivia las provincias peruanas en poder de Chile, Tacna y Arica, con todos los derechos de soberanía.

   O las acciones de Estado en tal sentido adoptadas por el presidente Arturo Alesandri.

    “El hecho de numerosos intercambios, sí dan lugar a una obligación”, refrendó el abogado español de Bolivia, Remiro Brotons, al afirmar que Chile desearía que no existiera una continuidad histórica de las negociaciones por lo que aseguró que el país trasandino “está en la obligación vinculante” de poner fin al enclaustramiento, y remarcó que la fundamentación jurídica “no es una teoría de última hora”, sino un concepto en sí del Derecho Internacional.

    El también abogado de Bolivia, el británico Vaughan Lowe, hizo notar, durante los alegatos de lunes y martes que el precepto “buena fe”, uno de los pilares del juicio marítimo a Chile, implica negociaciones sobre un fin trascendente.

    La abogado de Bolivia, Emy Sander, expuso las 11 resoluciones de la  Organización de Estados Americanos (OEA), principal organismo hemisférico adherido por Chile y Bolivia en sus nacientes, en 1948, a favor de la reintegración marítima boliviana entre 1980 y 1999.

    “En 1980 (la OEA) se refería al hecho de que era de interés permanente y que se halle una solución equitativa, Se insta a iniciar un diálogo para hallar una solución satisfactoria. En 1981, con argumentos similares. En 1983 recomendó que iniciara un proceso de acercamiento para resolver las dificultades e, incluso, una fórmula para dar una salida al Océano Pacífico. Esta última fue iniciada en noviembre de 1983, cuando cada palabra fue objeto de debates antes de la presentación” al pleno de la Asamblea, argumentó.

    Por último la abogado de Bolivia, la francesa Monique Chemillier, hizo notar a los jueces de la CIJ que Chile ha minimizado hasta la “nada” una veintena de compromisos y promesas de Estado de sus más altos representantes para restaurar la condición marítima de Bolivia durante más de un siglo.

    “Para Chile no ha ocurrido nada” y, lo peor, “a partir del año 2011 (su gobierno), simplemente cerró la puerta a una negociación”, hizo notar. 

También te podría gustar...