Muchos ojos sobre el presidente boliviano en Chile

EL DEBER, CHILE.- El presidente de Bolivia Evo Morales no pasó desapercibido durante la posesión de Sebastián Piñera, en Valparaíso. No solo atendió cordialmente los pedidos de selfie de quienes estaban dentro del salón, sino que a la salida fue bastante abordado por los medios de comunicación que lo esperaron impaciente en los diferentes accesos.

Pero Evo se mantuvo serio, optó por no dar ninguna declaración y más bien se deslizó la posibilidad de una conferencia de prensa desde las 12:30 en el aeropuerto de Valparaíso. Luego del ‘banderazo’ de ayer, en el país, en Chile el tema marítimo está también en boga. Cuando lo abordaron Evo pasó serio rodeado de su comitiva y de seguridad.

Cuando abandonó el salón y se dirigía a la movilidad que lo iba a trasladar, tuvo que esperar unos minutos. En ese instante, también se le acercaron periodistas que intentaron abordarle el tema de La Haya, pero Evo Morales, por segunda vez, no habló. El que sí habló fue el ministro de Relaciones Exterior de Chile, Roberto Ampuero, aunque fue muy escueto.

“Es un tema de prioridad lo de La Haya, pero no nos queremos desviar del foco, de esta fiesta democrático”, le dijo a los medios chilenos. Poco después se confirmó que Morales no participaría del almuerzo en Cerro Castillo donde sí estarán los otros mandatarios invitados a la posesión Piñera.

Otro que también se refirió a los alegatos de La Haya fue Gonzalo Blumel, secretario general de la Presidencia. “En esto hemos trazado una sola línea, que es la de defender nuestra integridad”, cerró.

También te podría gustar...