Nuevo Código Penal de Bolivia condena con 20 años de cárcel a los traficantes de órganos

Por Juan F. Cori Charca / Cambio.- Con hasta 20 años de cárcel será sancionada la persona que trafique órganos de un cuerpo humano, señala el artículo 93 del nuevo Código del Sistema Penal (CSP), promulgado el 15 de diciembre de 2017.

La nueva normativa incluye un artículo completo sobre este ilícito, a diferencia de lo que sucede en el Código Penal promulgado por el dictador Hugo Banzer Suárez en 1972, en el que el tráfico de órganos es mencionado junto con otros delitos en el artículo 185 Bis., referido a la legitimación de ganancias ilícitas.

En ese texto se sanciona el tráfico de órganos con la privación de libertad de cinco a diez años, inhabilitación para el ejercicio de la función pública y/o cargos electos y multa de doscientos a quinientos días.

En cambio, el Código del Sistema Penal establece en el artículo 93, rotulado tráfico de órganos, que “la persona que ilegalmente extraiga o implante de un cuerpo humano, manipule, comercialice, negocie, envíe al exterior o interne al país órganos, componentes anatómicos, tejidos u otras sustancias corporales de procedencia humana será sancionada con prisión de nueve (9) a catorce (14) años y, cuando corresponda, inhabilitación”.

La sanción será agravada a prisión de catorce a veinte años y, en su caso, inhabilitación, cuando la víctima sea niña, niño, adolescente, persona con discapacidad grave, mujer embarazada, o se trate de víctimas múltiples.

En caso de que producto del hecho se registre la muerte de la víctima, se impondrá la sanción prevista para el homicidio agravado, feminicidio u homicidio de niña o niño, según corresponda, cuya condena de prisión en los tres casos llega a 30 años.

A las personas jurídicas se impondrá reparación económica y decomiso, pero además el juez o tribunal podrá imponer sanciones prohibitivas.

También te podría gustar...