Embajador de Bolivia en Cuba presenta libro sobre la injerencia de EE.UU.

La Habana, PRENSA LATINA (PL).- El embajador boliviano en Cuba, Juan Ramón Quintana, presentó hoy aquí el libro BoliviaLeaks, volumen que da cuenta de la injerencia política de Estados Unidos contra el proceso de cambio en el país suramericano entre 2006 y 2010.
Durante un encuentro con estudiantes, diplomáticos, investigadores y académicos en la sede del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos, Quintana explicó que en el libro se analiza la aplicación de una estrategia de desestabilización y golpista planificada desde la nación norteña.

El texto se basa en mil 299 cables develados por WikiLeaks sobre reuniones entre representantes de la derecha boliviana y miembros de la embajada norteamericana con el objetivo de conspirar contra del Gobierno del presidente Evo Morales.

Según Quintana, el análisis, la interpretación y contrastación de los cables enviados al Departamento de Estado y otras entidades reflejan la disposición y el deseo del país norteño de terminar con el Gobierno de Morales.

Agregó que, para lograr tales fines, los planes incluían desde la intimidación hasta el magnicidio, pasando por el golpe de Estado.

BoliviaLeaks, coordinado por Quintana, reúne el trabajo de cuatro autores: Fernando Torres, Jessica Suárez, Loreta Tellería e Iván Fernando Mérida.

El primer capítulo del libro versa sobre los mecanismos de presión y persuasión de Estados Unidos sobre Bolivia; el segundo, acerca de los instrumentos para desacreditar a gobiernos progresistas (entre ellos la manipulación de términos como democracia y lucha contra el narcotráfico).

También incluye un apartado para la relación entre las fuerzas armadas y la embajada norteamericana en Bolivia y otro sobre la figura del embajador estadounidense Philip Goldberg, expulsado del país en 2008 por conspiración contra el Gobierno.

Al decir de Luis René Fernández, investigador del Centro de Estudios Hemisféricos y sobre Estados Unidos de la Universidad de La Habana, la introducción del volumen, a cargo del embajador Quintana, constituye en sí misma un capitulo inicial o antecedente teórico para comprender ‘la cultura de la dependencia imperial’.

De acuerdo con Quintana, actualmente están en preparación otras entregas de BoliviaLeaks, relacionadas con militares, políticos, violaciones e historias inverosímiles de abusos y excesos cometidos contra la nación suramericana.

Bolivia fue un país mutilado y Estados Unidos se sintió con derecho a despojarlo y vejarlo; el libro ayuda a entender el grado de sometimiento bajo el que estuvo, dijo.

Cuba como Estado soberano decidirá si acredita o no Goldberg como embajador: Quintana

ULTIMO ROUND- ABYA YALA.- Para Bolivia, el diplomático “siniestro” de EEUU, Philip Goldberg, se convirtió en una amenaza para democracia y el proceso de cambio, recordó Quintana, quien además puntualizó que al gobierno de Cuba le asiste todo el derecho de revisar los antecedentes, conocer el desempeño diplomático y político de Goldberg.

Fragmentos textuales, embajador Juan Ramón Quintana:

La designación de Philip Goldberg como uno de los funcionarios de más alto para cumplir misiones diplomáticas en Cuba tiene que ver, fundamentalmente, entre esta relación bilateral entre EEUU y Cuba. Por supuesto, Cuba es un Estado absolutamente soberano y tendrá todas las facultades para decidir si lo acredita o no.

Por lo tanto, una cosa es que EEUU decida que Goldberg sea uno de sus funcionarios diplomáticos de más nivel, para cumplir funciones diplomáticas en Cuba y otra cosa es que el gobierno de Cuba acepte acreditarlo. Y eso tiene que ver fundamentalmente con una decisión soberana, independiente como la que acostumbra tomar el gobierno de Cuba en este caso.

Por supuesto, como no puede ser de otra manera, al gobierno de Cuba le asiste todo el derecho de revisar los antecedentes, de conocer el desempeño diplomático, político de Goldberg; consecuentemente, le corresponderá explorar, estudiar, analizar en el marco de esa soberanía absoluta del Estado cubano, sobre los antecedentes de Philip Goldberg.

En el caso boliviano, no hay nada nuevo, no hay mucho que agregar, Goldberg ha sido un diplomático absolutamente impresentable. Para Bolivia, Goldberg se convirtió en una amenaza a la seguridad del Estado Plurinacional, pero, fundamentalmente, una amenaza para la democracia y consecuentemente la expulsión de Goldberg obedeció en su momento a esa situación de inestabilidad que generó la embajada norteamericana, a la cabeza de Goldberg en un gran complot, en una serie de  operaciones encubiertas, que estaban destinadas a echar por tierra el proceso de cambio, a destruir el proceso de cambio, a la cabeza por supuesto del embajador norteamericano, como mandato que seguramente recibió del Departamento de Estado.

Nosotros como Gobierno demostramos hasta la saciedad, el conjunto de operaciones encubiertas, el conjunto de actividades ilegales, el conjunto de tareas absolutamente intolerables que desarrollaba la Embajada de EEUU y comprometiendo a dirigentes indígenas, socavando la unidad de las organizaciones sociales: comprándose a medios de comunicación, periodistas, envileciéndolos a analistas políticos, exfuncionarios del gobierno de Goni. Prácticamente, toda la platilla de asesores del gonismo, que está involucrada en las oficinas de la embajada, contratados a través de consultorías de USAID….

Dados además los antecedentes con los que llegó a Bolivia, puesto que este fue un funcionario operaciones de desmembramiento en los Balcanes; por lo tanto, la especialidad  de Goldberg es básicamente el separatismo, y lo que fue hacer a Bolivia fue precisamente a minar la estabilidad democrática y tratar de destruir la democracia boliviana, el proceso de cambio.

 

 

También te podría gustar...