El Papa siente mucho afecto por Evo, revela la periodista Alicia Barrios amiga de Francisco

EL LIBERO, CHILE.- Alicia Barrios conoció a Jorge Bergoglio en el año 1999 en la Catedral de Buenos Aires. Desde ahí, siempre han sido amigos. La periodista que hoy trabaja en Crónica Diario, Crónica TV, Radio Rivadavia -donde conduce un programa llamado “La Bergogliana-”, el Mio Papa de España, Canal Orbe 21 y dirige la Radio Papa Francisco, se encuentra por estos días en Buenos Aires y pese a que llegó hace dos meses de Roma, volverá a viajar en octubre y nuevamente en diciembre de este año.

Barrios, quien escribió el libro “Mi amigo el padre Jorge”, lleva más de 16 años caminando al lado de Francisco, cubriendo la información de la iglesia de Buenos Aires, lo que ha llevado a que sean amigos personales. Si bien lo conoce desde mucho antes que asumiera como Pontífice dice que “es la misma persona” que conoció en Argentina.

A pocos meses de que Francisco aterrice en Chile -visitará entre el 15 y 18 de enero Iquique, Santiago y Temuco-, en conversación con “El Líbero” aclara que si bien no habla “en su nombre y tampoco lo hago sobre lo que él pueda pensar, puedo dar una aproximación mucho más cercana de la que pueda dar cualquier otro periodista por la proximidad que tengo, pero nunca -por una norma de ética-, hablaría en nombre de él”, hace un análisis de lo que fue la visita de Francisco a Bolivia, lo que será su encuentro con los chilenos y la relación del Pontífice con Argentina, con el Presidente Mauricio Macri y la ex Presidenta Cristina Fernández.

La periodista que también vendrá a Chile el próximo año a cubrir la visita de su amigo cuenta distintas anécdotas que ha vivido con Francisco, que hacen conocer un poco más a quien ella cree que será santo.

Visita a Chile, Iquique y Temuco

– ¿Cuáles deberían ser los temas que toque el Papa en Chile?

– Yo no soy adivina, eso no lo puedo decir. Lo que sí puedo comentar es que él no es una persona presionable, yo les diría que no le vayan a decir que no hable de un tema, porque seguro que sí va a hablar. Él tiene una institución muy grande, muy poderosa, es un hombre que no es fácil de engañar ni de llevar de la nariz por donde uno quiere, porque es un hombre que tiene mucho mundo y mucha calle. Entonces, seguramente va a hablar de los problemas, al Chile doliente -no les quepa la menor duda-, va a tratar de calmar a ese Chile. Su presencia es para acompañar al Chile doliente.

– Mucho se habla de un Papa conservador que quiere una iglesia predominante, pero también se le ha llamado “progresista” en algunos temas…

– Lo que pasa es que como Papa, como hombre de Dios, sigue la doctrina social de la Iglesia, él hace lo que hacía Jesús, no está haciendo nada diferente. En ese sentido es muy conservador, porque él hace lo que hacía Jesús, estar con los pobres, con los que necesitan más, con los que sufren. Él tiene una gran vocación de cura. Una vez, estábamos caminando por una procesión acá en Buenos Aires y él caminaba como uno más entre la gente, pero la gente lo reconocía y se acercaba a saludarlo. Yo le dije ‘como te gusta trabajar de cura’ y el me dijo ‘es lo que más me gusta, yo no nací para Obispo, para Obispo no estudié’. Entonces imagínate, un tipo como él, que tiene una vocación tremenda de cura con el poder de un Papa, es el sueño de su vida. Tener poder para hacerle bien al otro, él es un Papa que le hace bien a la gente.

– Él se ha abierto a hablar de temas que antes no se habían tocado como la homosexualidad, el divorcio, entre otros…

– Él es una persona fiel y leal a todo lo que hacía Jesús. Entonces, no es que sea progresista tampoco, porque tendríamos que decir que Jesús era progresista. Esas son todas palabras que son agregadas a lo que es la Biblia. Él es un poeta de la Biblia para vivir y hablar. A él nadie le escribe sus discursos, trabaja personalmente y lo hace con mucha anticipación. Aparte de esos tema acá habló siempre. No era habitual que los hablara un Papa, pero fueron temas que él nunca negó.

– El Papa vendrá a Chile en enero. Eventualmente en esa fecha podría haberse aprobado la ley de aborto en tres causales. ¿Cree que se referirá a eso?

– Ustedes como chilenos pueden hacer lo que quieran o votar lo que se les ocurra, vaya el Papa o no vaya. O sea, cada país tiene su característica de pueblo, ustedes pueden hacer lo que se les dé la gana, lo que pasa es que él no se va a callar la boca. No sé qué va a decir, de qué temas va a hablar, porque eso lo sabe él y Dios. Pero lo que sí te puedo decir es que él no se va a callar. Cada uno puede hacer en su país lo que se le ocurra, él es el Papa, habla y se maneja como el jefe de Estado Vaticano, pero no sé en qué puede gravitar en que voten una ley o que no la voten. Depende exclusivamente de él referirse a eso.

– Francisco también visitará la región de La Araucanía donde hay conflictos con algunas comunidades mapuches…

– Si, estamos muy al tanto del conflicto, especialmente mi marido y yo, estamos muy en contacto con eso. Sobre todo porque mi marido trabaja con el tema del Laudatio Si, tiene un grupo de trabajo que se llama ‘Alabado sea’ y llevan el mensaje a la gente, lo transmiten en términos que pueda llegar a todos. El tema de la Araucanía él lo estuvo estudiando, y no es sólo un tema que les preocupa a ustedes, sino que nos empezó a preocupar a nosotros también. O sea, va a haber un tema de mucho conflicto, pero él no va a ir a eso. En Turquía estuvimos a 300 kilómetros de la frontera con Siria, imagínate, él va y se mete, se mete, se mete.

– El Papa escribió la encíclica Laudatio Si. ¿Ve alguna similitud ideológica con la cosmovisión Aymara?

– Nosotros no hicimos nunca esa comparación. Para los Aymara la madre tierra, la pachamama, es un sujeto, no es un mero objeto. O sea, que en eso podría haber una coincidencia muy importante. Pero lo que estoy segura es que él no se copió de eso.

– El Papa también visitará Iquique. ¿Puede ser que en ese lugar hable del agua, del mar?

– Yo no puedo decir de lo que él va hablar, lo que sí puedo recomendar es que si los chilenos no quieren que hable de la salida al mar, no se lo digan. Ese es un tema que estoy descubriendo, pero si él habló de la salida al mar en Bolivia por algo lo hizo. Yo sé por qué lo hizo, porque era una demanda que en ese momento estaba empezando y él consideró que tenía que expresar. ¿Me entiendes? Qué va hacer en Chile, no sé. Lo más posible es que si ustedes no quieren que hable, lo haga.

– Se lo pregunto porque en la encíclica se defiende el derecho al agua, y una de las ciudades que Francisco visitará es Iquique donde existen conflictos por ella.

– Obviamente que si va a estar en un lugar donde los pueblos están en conflicto por el agua, va a hablar del agua, eso es seguro. Esa demanda la va a escuchar.

– Entonces para que quede claro, Francisco debería hablar en los lugares que visite sobre los temas que la gente demande en esa zona. ¿Es así?

– Completamente. Él hace un apostolado de la escucha. Para que lo entiendas, cuando él hacía las misas acá en la calle, siempre llegaba antes y hablaba con la gente, con los cartoneros, con las víctimas de la trata y le contaban cosas. Entonces, después con todos esos elementos el hacía la misa y su homilía. Decía “porque ustedes ya me contaron” o “nosotros hemos hablado esto”. O sea, el tiene un feedback con la gente muy fuerte. Es de ahí de donde saca las cosas, donde se nutre. La parte pragmática de Bergoglio siempre fue el contacto con el otro y el escuchar, el apostolado de la escucha. No te quepa la menor duda porque la gente se lo va a pedir. Se va a referir o tangencialmente o directamente,  pero siempre hace mención.

Francisco y su relación con Evo Morales: “Es de empatía, de afecto”

– El Papa Francisco visitó Bolivia el año pasado. ¿Por qué cree que tiene un gesto con Bolivia, en cuanto al reclamo al mar que le hace a Chile? Él dijo, “estoy pensando en el mar… diálogo”

– Yo también estuve en Bolivia en ese viaje. Él lo hace porque lo pide la gente, el pueblo, porque es una necesidad que plantea el pueblo: la salida al mar. Él es el portavoz de lo que le está diciendo el pueblo, el pueblo de Dios. No es que lo esté haciendo para ofender a los chilenos y preferir a los bolivianos. Mira, hay pueblos que tienen la actitud de tapar determinados temas, sociedades. Nosotros los argentinos como sociedad tenemos las nuestras y él destapa todo. Aunque sea un conflicto más, mayor, menor, peor. Muchos chilenos estaban ofendidos porque el Papa había hablado de la salida al mar a Bolivia y a mí me sorprendió -sinceramente-, pero Francisco escuchó el reclamo de la gente.

– ¿Eventualmente podría volver a referirse a la salida al mar de Bolivia en la visita a Chile?

– No tengo idea, pero lo hizo en Bolivia, lo puede volver a hacer tranquilamente. Yo no lo descarto, pero tampoco sé si lo va hacer. Ahora, no lo descartaría porque es algo que se le reclamó a él en Bolivia, la gente se lo planteó. Yo no puedo decir eso porque no hablo en su nombre y tampoco lo hago sobre lo que él pueda pensar, yo puedo dar una aproximación mucho más cercana de la que te pueda dar cualquier otro periodista por la proximidad que tengo, pero nunca -por una norma de ética-, hablaría en nombre de él, tampoco lo que piensa. Pero lo que se dio en Bolivia, fue eso. Esa fue una gira muy extraordinaria, después fue a Paraguay donde a las mujeres les dijo ‘gloriosa mujer paraguaya’, a mí hace veinte años que me conoce y nunca me dijo así (ríe). A ellas las trató bien, las mimó.

– Una de las cosas que ha trascendido es que existe un “importante” admiración entre el Papa y Evo Morales. Incluso el Presidente de Bolivia ha reconocido que su cercanía con la iglesia es producto de su admiración por Francisco. ¿Es así?

– Si, eso es verdad. Francisco con respecto al aborigen tiene una postura muy clara, entiende que han sufrido muchísimo. Imagínate que para él -eso lo puedo decir, conociéndolo-, el hecho que Bolivia tenga un Presidente aborigen -que no reniega de su origen, y no sólo no reniega, sino que se muestra como aborigen en todo el mundo- para Francisco es muy meritorio. Y es cierto que Evo también está muy cerca de él desde el punto de vista de la fe, y Evo no era así.

– Si uno revisa la cuenta de Twitter de Evo Morales se puede captar cómo ha ido tomando el mensaje de Francisco, sobre todo en lo que dice relación con el agua y el diálogo…

– Si, ustedes van a poder ver lo que le va a pasar a Chile después de que pase el Papa. No vuelve a ser lo mismo porque él es una persona que genera una transformación en el otro, la transmite. Es el Espíritu Santo, sin duda, lo que te mueve dentro de tu alma y tu corazón. Es algo muy profundo. Él es muy cercano a la gente.

– ¿Existe una admiración de Francisco por Evo, entonces?

– Lo que se ve es una relación de empatía, de afecto. Yo lo digo sinceramente. También te digo que en mi caso particular, yo por Evo siento admiración, lo ví asumir en la tribu, como Aymara y conservar la palabra, el lenguaje. Además uno lo tiene que ver en el mundo, yo lo he visto en Naciones Unidas, por ejemplo, cuando fue el Papa y lo acompañaron los Presidentes latinoamericanos. Puedo asegurar que es un hombre que lleva una presencia muy fuerte y lo que se empaña, tiene presencia polìtica. Acordémonos lo que era Bolivia -yo conozco ese país-, antes de Evo no existía en el mapa. Y él no sólo la ha situado en el mundo, sino que aparte es una especie de furor la moda local, la gente se desespera en Europa por la ropa con aguayos.

El efecto de su visita: “Es un líder que la gente escucha muy atentamente”

– ¿Por qué estamos ante un Papa tan popular en el mundo?

– Él es una persona que tiene una actitud muy integradora, muy familiar y amistosa.  Eso genera una popularidad muy grande, o sea un afecto muy grande. Interpreta muy bien lo que quiere la gente, él es como los otros, él es el otro, es pobre, es humilde, no es sólo una postura de él. Es austero. Yo casualmente estuve leyendo unos documentos anteriores, uno de 2006 y siempre tuvo un compromiso absoluto con los pobres, como cardenal, como cura, como arzobispo, siempre su prioridad fueron los más necesitados. Y creo, que le está devolviendo al pueblo de Dios la Iglesia que quiso siempre, que necesitó siempre, una iglesia pobre, para los pobres, para los que necesitan de la oración, un mundo más abierto, con más solidaridad, ese es el estilo de Bergoglio.

– ¿Cuál debería ser el impacto que genere en los católicos chilenos la visita de Francisco? Esta es segunda vez en la historia de Chile que vendría un Papa…

– Yo te anticipo la consigna que va a cantar la gente porque en todo el mundo le cantan en castellano: “Francisco primero, te quiere el mundo entero”. Es un canto muy lindo que lo cantaron en Brasil, en Turquía, donde quiera que vayas le cantan eso. Sobre el impacto, desde el punto de vista de la fe, y del ser católico -no nos olvidemos que él es el líder de los católicos en el mundo-, es muy fuerte, es un antes y un después. Francisco lo que te transmite es una fe en la oración y es algo que a la gente le conmueve profundamente. Es un líder que la gente escucha muy atentamente. Hay muchos jóvenes que lo acompañan. Cuando se fue a Africa todo el mundo estaba preocupado por la seguridad, y tu veías a jóvenes morenos al lado él como si lo quisieran proteger, y Francisco dijo ‘yo a lo único que le tengo miedo es a los mosquitos’ (rié). Y es verdad, porque es un tipo que no tiene miedo porque vive en manos de Dios. Eso yo lo vi logrado en muy poca gente. Hay muy pocos que yo vi vivir en manos de Dios como lo hace él, con la tranquilidad de que cuando llegue el día y la hora es porque Dios lo está llamando. Más allá de un líder, es un líder espiritual, eso es un valor agregado.

– ¿Cómo es él en sus visitas? ¿Es factible estar cerca de él, o viene con mucha seguridad?

– La gente está cerca cuando él pasa con el Papa Movil. A mí si me preguntan qué es lo que más le gusta a Francisco de ser Papa, es el Papa Móvil, porque cuando se sube es cuando está con la gente. Se desespera, salta, se para, saluda, besa y agarra a algún chico. Esa es la calle para él. Generalmente hay una ruta por donde pasa, se ponen cordones, pero la gente está al lado de la valla pegada a cuando él pasa y cuando él quiere se para, se baja y saluda. Te voy a contar algo. Un día cuando él era Cardenal, estábamos en una parroquia, para el día de la Virgen de la Candelaria, que es la virgen de las velas, el 2 de febrero. Él decía que ese día era el día que María estaba recién parida, con un niño pequeño y tomó al niño en las palmas de su mano y se lo ofreció a Dios y le dice “Yo lo parí, yo lo tengo, pero es tuyo, vos cuidalo”. Todas las mujeres hacíamos que teníamos al hijo nuestro en las manos y elevamos las manos hacia arriba y decíamos “yo lo tuve, yo lo crié, vos cuidalo”. Imagínate para los problemas que tienen las mujeres, yo en ese momento tenía una hija adolescente y tienes kilombo, salen de noche, pasean y yo sentí una paz, y todas las mujeres que estaban ahí, lo mismo. Él desde el punto de vista pragmático, así como es de teológico, de filósofo, hace cosas con la gente, que les hacen bien, curan el alma.

– Usted en alguna oportunidad dijo que creía que Francisco será santo…

– Yo estoy segura, Francisco será santo. Va a ser santo porque tiene una vida de entrega que va impresionando, y la fe. A mí me ha enseñado a rezarle a San José. Me acuerdo cuando me regaló el San José le dije “¿estás seguro que cumple?” y me dijo “a mí no me falló nunca”. Le he visto gestos de santidad, y hay muchas cosas de las que me he ido acordando después. Un día fuimos a un lugar donde nacen los chicos, acá se llaman San Ramón Nonato, van todas las que no pueden quedar embarazadas. Se acercó una chica llorando, con mucha angustia, que no podía quedar embarazada y él la bendijo, le hizo una bendición muy especial. Al año siguiente, volvimos al lugar y ella estaba con un bebé en los brazos. Él le dijo “Silvia” y ella le dijo “sí”, entonces él respondió “estuve rezando por vos”. Los gestos de santidad los ves también en el desprendimiento. Francisco todo lo que tiene se los da a los pobres, todo lo que él pueda conseguir. En Buenos Aires, había gente que vivía en la puerta de la catedral, en la calle. Un día -cuando él ya estaba en Roma-,  yo fui a la Catedral para rezarle al San José y salí muy emocionada. Entonces estaban en la puerta unos chóferes de las micros que llevan turistas. Me puse hablar con ellos y le dije “cuéntenme en qué están” porque no los veía hace un tiempo y me contaron sobre ellos y en qué estaba cada uno. Pero me relataron que todos los domingos Francisco los invitaba a comer, cocinaba para ellos en la Catedral y les servía personalmente por todo el servicio que ellos hacían para los amigos del barrio. Es un tipo de unos gestos de mucha generosidad humana. Sus gestos de santidad no sólo tienen que ver con un milagro, sino que su actitud de vida y la devoción que la gente va sintiendo por él.

Visita a Argentina: “En este momento, no es urgente, como en otros países”

– ¿Por qué no visita Argentina?

– Yo te voy a decir una cosa, acá en la Argentina es como una especie de gran lobby en los medios y no se interpreta siempre bien al Papa, lo mal interpretan mucho, lo agravian. Cuando sale la fumata blanca, y veo a Francisco de Papa, que hasta el día anterior había sido mi amigo, el Padre Jorge, me sorprendí. Me vine de Roma y sentí que alomejor no lo iba a ver de vuelta, que iba a perder contacto con él porque ahí tomé conciencia de que era el Papa. En este momento, él tiene como jefe de Estado un mundo muy difìcil, muy complicado. Mira lo que pasó el jueves en Barcelona solamente. El día de Pentecostés, yo estaba en Roma trabajando porque venía la semana santa y mientras él estaba haciendo el domingo de Ramos, en la homilía le pasaron un papel avisándole del atentado en el Cairo, donde él tenía que ir en menos de un mes. Te voy a decir una cosa, conociéndolo, en este momento la Argentina no es urgente, como otros países. Esta es la explicación que yo tengo. Él estuvo 76 años acá ¿Sabes lo que son 76 años? Ahora lo necesita el mundo. Francisco no se ha tomado vacaciones un día desde que está de Papa. Pero, tiene otras prioridades, en este momento hay prioridades. ¿Vos crees que él no querría venir acá? ¿Quién no va a querer venir? Pero ¿Puede venir? Hay cosas que la gente no tiene la menor idea, ¿Vos sabes lo que es mover un Papa?  ‘Voy a Chile, después a Perú y bueno, paso a saludar por Argentina’, la cosa no es así… es algo muy complejo y más ahora.

– ¿Francisco es un Papa político?

– Todos los Papas son políticos. No se llega a Papa sino, eso te lo quiero decir claramente. No creo en los Papas apolíticos, olvídate. Él es un jefe de Estado, del Vaticano. Segundo, para mí son los tipos que más entienden de política en el mundo. Juan Pablo II participó mucho en las decisiones políticas de Polonia, el Papa siempre es político. Aparte, este Papa llegó sin un mango, no tenía lobby, eso es otro mérito que tiene. Creo absolutamente que el Papa tiene que ser político. Lo que no creo es que tengan una tendencia marcada ideológica.

– ¿En Argentina se ha politizado mucho al Papa?

– Este país es muy especial. Acá se pagan campañas contra el Papa, es una cosa terrible lo que hacen. Es espantoso, se dicen mentiras, es tenebroso lo que hacen con él. Todo eso es porque él está tocando intereses de algunos y él no se deja manipular. No te olvides que él en Argentina tuvo una oposición tremenda, la derecha no quiere a Francisco acá.

– ¿Él es más querido por la izquierda, entonces?

– No, no. Este país no tiene izquierda y derecha. No es un país que esté polarizado. Acá no puedo hablar que hay una izquierda muy numerosa. Es otro tipo de distinción, entre liberales y católicos, gente de fe. El que es liberal, primero es liberal, y después católico. ¿Me entiendes? Ese es el mapa que puedo hacer de la Argentina.

– Algunos identifican al Papa como peronista…

– Yo el costado peronista de él, que dicen tuvo en su juventud, la verdad es que no se lo conozco porque no lo conocía en esa época. Con todo lo que lo conozco, no lo puedo afirmar.

– Pero los medios en Argentina han destacado que a Cristina Fernández la recibió con más “entusiasmo” que al Presidente Mauricio Macri

– Mira el error que hay. Macri asumió en el mes de diciembre del 2015, lo recibió en febrero del 2016 y en octubre de ese mismo año. En dos oportunidades. En octubre tuvo un tratamiento fantástico, estuvo con él, con su familia, lo trataron muy bien porque era el cura Brochero el que se canonizaba porque era un santo argentino. Hay una sola foto de ese encuentro, pero es muy importante, que hay que saber leer. Él tiene agarrada a Antonia que es la hija más chica de Macri y Juliana. Pero también, fue Juliana con su hija, la de su anterior matrimonio y Macri, también con su hija de su matrimonio anterior . Él está con toda la familia ensamblada, esa foto es un mensaje para todos los obispos, hay que saber leer a Francisco.

– Pero se dice que a Cristina la recibió en más oportunidades y que sostuvo un almuerzo con ella…

– Él con Cristina estuvo varias veces, pero acá vio a Macri dos veces en menos de un año. Con ella pasó una cosa diferente porque cuando va Cristiana como Presidenta a visitar al Papa él la invita a almorzar. Pero hacía tres días que Francisco era Papa; tres días y sabía que a la Argentina no podía volver y estaba con la Presidenta de los argentinos, ellos dos estuvieron a solas como tres horas almorzando y yo voy a decir una cosa, sé que antes había diferencias, todo lo que quieras, pero el arrepentimiento es algo muy privado, entonces tenían mucha empatía, es verdad. Tampoco la recibió tantas veces, ella se cansó de invitarlo acá, y él tampoco vino. Ahora, la vio cuando la tenía que ver: en Cuba, Paraguay y Brasil. En cada país de Latinoamérica que estuvo, se invita a los Presidentes de los países latinoamericanos. Pero esas veces fueron encuentros protocolares, no es que estuvo con él conversando a solas. No es que lo veía cada media hora. No la recibió en todos los países, fueron encuentros. No es que él quiera más a uno que a otro. En este momento arman cada kilombo. Pero en la realidad, con Cristina estuvo en tres oportunidades en Roma, la recibió tres veces, porque coincidió que ella viajaba por algún motivo, y lo saludaba acompañada de una comitiva, pero era eso, no otra cosa. Con otro presidente que ha hablaba largamente es con Barack Obama, ¿Qué se dijeron? No lo sé.

PARA ACCEDER A LA NOTA ORIGINAL: http://ellibero.cl/actualidad/periodista-argentina-amiga-del-papa-y-su-relacion-con-bolivia-que-tenga-un-presidente-aborigen-para-francisco-es-muy-meritorio/

También te podría gustar...