En Argentina los extranjeros llegan sólo al 4,5% y el 6% de la población carcelaria es inmigrante

Por LAURA MANFREDI, NUESTRAS VOCES .- En nuestro país, la población nacida en el extranjero es apenas un 4,5%. En las cárceles sólo el 6% de los presos son inmigrantes. Además, no existen datos que vinculen la inmigración con el delito y el narcotráfico. Sin embargo, la alianza Cambiemos profundiza la estigmatización para justificar su política migratoria. En lo que va del año los controlores a migrantes se incrementaron en un 42% en comparación con el 2015.

El pasado 19 de agosto el Gobierno Nacional y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a través del Director Nacional de Migraciones, Horacio José García, la Ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich y el Ministro de Seguridad de la Ciudad, Martín Ocampo, informaron acerca de la creación de un centro de detención de inmigrantes que funcione como “alojamiento de las personas infractoras de la Ley 25.871”.

El comunicado habló de “combatir la irregularidad inmigratoria”, aunque días más tarde y a partir de las repercusiones, decidieron suavizarlo y mencionar simplemente la “aplicación de la ley”. La creación de dicho centro implica un fuerte cambio de paradigma en la política migratoria y modifica los principios rectores de la ley vigente. La problemática no es menor: la creación de este centro entiende a las personas migrantes como una amenaza y no como personas con derechos.

Agostina Hernández Bologna, investigadora del Programa Migración y Asilo del Centro de Justicia y Derechos Humanos de la UNLA, dijo al Portal Política Argentina: “Se habla de retención, alojamiento, estaciones migratorias, centros de albergue. Pero son centros de detención y lo que se hace es privar de la libertad a migrantes por una infracción administrativa”.

El repudio es colectivo. Organismos de DD.HH. como Amnistía internacional y el CELS, diputados, senadores y legisladores porteños se encargaron de exigir explicaciones, solicitar audiencias y realizar pedidos de informes extendidos.

Desde múltiples perspectivas, lo que se intenta es frenar la creación de este centro, que no hace más que incrementar las tendencias xenofóbicas y evitar garantizar a toda persona sus derechos fundamentales.

La cárcel no es un hecho aislado

Lourdes Rivadeneyra es de Perú. Hace 24 años que vive en Argentina, hace 15 que milita y hace 10 que forma parte de la Red de Migrantes de Argentina, una organización sin fines de lucro que trabaja por los derechos de la comunidad migrante en el país.

Ella destaca que la creación del centro de detención, eufemismo de cárcel, no es un hecho aislado: “Desde que asumió la nueva gestión la política migratoria viene cambiando. Lo primero que hizo el gobierno de Macri fue quitar el Programa de Abordaje Territorial”. Este programa dependía de la Dirección Nacional de Migraciones -DNM-, y lo que hacía era acercarse a los barrios para explicarle a los extranjeros cómo regularizar su situación.

Lourdes aclara: “Muchos lugares a donde la información o internet no llegaba, era posible gracias al abordaje territorial. La primera vez que fuimos a Lomas de Zamora a explicar, más de 800 personas iniciaron su trámite. Esto demuestra que la irregularidad no es una decisión. No sabían cómo hacerlo”.

Además de desaparecer el programa, la Red de Migrantes de Argentina denuncia el cierre de las delegaciones de la DNM, curiosamente en las zonas en las que más concentración de migrantes hubo.

Desde que Macri asumió viene cambiando la política migratoria. Por ejemplo, eliminaron el Programa de Abordaje Territorial y vaciaron la mesa de diálogo para profundizar medidas migratorias.

Por otra parte, la red, en conjunto con varios organismos que trabajan por la comunidad migrante, había logrado la creación de una mesa de diálogo para continuar profundizando en las medidas migratorias. “Incluso había representantes de diversos ministerios, pero lo pararon. Nos dijeron que estaban viendo, y nunca más nos llamaron. Tampoco nos comentaron acerca de la creación de este centro de detención”.

La persecución

En lo que va del año, la DNM realizó 8.036 operativos en todo el país en búsqueda de indocumentados. Lo que significa un 42% de incremento en las inspecciones mensuales en comparación con el año 2015.

Según informa el propio sitio de Migraciones, “fiscalizaron más de 12.700 extranjeros, 1.600 de los cuales se encontraban en situación irregular en el país.” Además, realizaron allanamientos y, en lugar de asesorarlos, labraron actas a aquellos que carecían de documentación: 67 extranjeros de nacionalidad boliviana, paraguaya, peruana y surcoreana y 8 senegaleses – 5 de ellos en condiciones irregulares –.

El Director Nacional de Migraciones, Horacio José García, mostró los operativos orgulloso: “La concreción de estas medidas fijadas por la normativa vigente y con el propósito de promover la regularidad migratoria, se da gracias al trabajo coordinado con Justicia, fuerzas de seguridad e inteligencia, fiscales, organizaciones internacionales y otros organismos del Estado (nacionales, provinciales o municipales), a fin de lograr una mayor eficacia, tanto en el intercambio de información, como también a la hora de disuadir, prevenir o actuar en situaciones de posible delito.”

Bajo el eufemismo de “Operativo de control de permanencia” se persigue a extranjeros en estaciones de micros, comercios, talleres, hoteles, etc. y se los trata como si fueran delincuentes.

Lo que él llama eficacia e intercambio de información no es más que una terrible persecución llamada por Migraciones como “Operativo de control de permanencia”. Bajo dicho eufemismo la entidad persigue a extranjeros en estaciones de micros, comercios, talleres textiles, hoteles y obras en construcción. Son buscados en sus casas, en sus puestos de trabajo, en las estaciones de micro o de tren. Son tratados como delincuentes. Pasó en la provincia de Córdoba, fue denunciado en Santa Rosa, La Pampa, y ocurre a lo largo y ancho del país.

La Asociación De Residentes Senegaleses, confirmó a Nuestras Voces que “la persecución es lo peor que puede pasar. Estas medidas pueden generar mucho miedo” y aclararon: “Hay muchos buitres que están esperando que la gente esté desesperada para poder hacer cualquier cosa. Debemos centrarnos y ver cómo hacer para regularizar la situación”.

Bolivianos NO, Sirios SI

El gobierno nacional oficializó en el mes de Julio el “Programa Especial de Visado Humanitario para Extranjeros Afectados por el Conflicto de la República Árabe Siria”. En diálogo con el diario La Nación el presidente Mauricio Macri aseguró “la Argentina es un país al que hace falta poblar más y noto que muchos lugares del mundo tienen vocación realmente de emigrar y buscar lugares que les den oportunidades”.

El programa, creado a pedido de Barack Obama, busca implementar mecanismos de coordinación para facilitar la inserción de los migrantes. En su folletería aclara: “No se deje engañar. El trámite es FÁCIL y GRATUITO. No se requieren GESTORES o INTERMEDIARIOS”. Además, brinda atención telefónica y colaboración para la regularización de la situación.

Rivadeneyra: “Hay una migración de primera y una de segunda. Los países limítrofes seguimos siendo los cabecitas negras”.

A cargo de ello, está la misma Dirección Nacional de Migraciones que semanas atrás creó el centro de detención para migrantes. Es que según afirma Lourdes Rivadeneyra: “Siempre hemos visto que hay una migración de primera y una de segunda. Los países limítrofes seguimos siendo los cabecitas negras”. Además, aclaró: “Esto se ve no sólo en la política migratoria sino también en su política de integración regional. El Mercosur para Macri no es importante, quiere avanzar con el tratado de libre comercio. En ese contexto, queda bien decir que estamos recibiendo refugiados, pero a los países limítrofes hay que sacárselos de encima”.

El imaginario colectivo: la inmigración descontrolada

En Argentina, según el censo 2010, la población nacida en el extranjero representa apenas el 4,5% del total, casi 2 millones de personas. Incluso analizando los datos actualizados a mediados de 2015 por la ONU, la cifra se eleva apenas un 0,1%.

Además, si verificamos la composición migratoria de países limítrofes, podemos observar que el indicador significa apenas un 3,1%:

imagen1

La condición de los extranjeros en Argentina contó con notables mejoras aplicadas a partir de la sanción de la Ley de Migraciones y normativas regionales que facilitaron la posibilidad de que cualquier persona de la región pueda establecerse en nuestro país. Entre ellos, el Programa Patria Grande, cuyo objetivo fue la regularización de la situación migratoria y la inserción e integración de los extranjeros residentes en forma irregular en el país.

imagen2
Datos provenientes del Instituto Nacional de Estadística y Censos – Censo Nacional 2010.

El objetivo era responsabilizar al Estado para que garantice el acceso a la documentación necesaria a quienes se encuentren en forma irregular y evitar así su criminalización.

El delito y la inmigración: un mito persistente

Para Mauricio Macri, los inmigrantes llegan “de la mano del narcotráfico y la delincuencia”. Así lo afirmó en el año 2010 cuando, mientras era Jefe de Gobierno porteño, se recrudecía el conflicto en el Parque Indoamericano.

Sin embargo, de acuerdo con la información estadística correspondiente al año 2012 del Sistema Nacional de Estadísticas de Ejecución Penal – SNEEP -, los extranjeros presos en Argentina ascienden a 3534, es decir que representan apenas el 6% del total de detenidos en este territorio.

imagen3
Informe elaborado por la Procuración Penitenciaria de la Nación a partir de los datos del SNEEP 2002-2012.

Además, según el informe de la Procuración Penitenciaria, el porcentaje se mantiene estable desde el año 2005. Es decir, que la cantidad de inmigrantes presos en nuestro país no sólo es baja sino que además, se mantuvo estable durante la última década.

A pesar de estos datos, la criminalización del “otro”, de las minorías étnicas, se encuentra atravesada por múltiples prejuicios, estereotipos y dinámicas racistas que no encuentran apoyo en las estadísticas pero que sirven de sustento para justificar políticas migratorias contrarias a la obligatoriedad que posee el Estado de garantizar el acceso a los derechos fundamentales para cada individuo.

Cambio histórico

Hasta el año 2004, la Argentina se rigió por la Ley 22.439, sancionada en 1981 y conocida como “Ley Videla”. La misma, no sólo era repudiable por su origen de facto sino también por su contenido: consideraba al inmigrante como un peligro para la seguridad nacional y el orden público y negaba el acceso a derechos fundamentales garantizados por la Constitución Nacional.

La ley, entre otras cosas, permitía que la DNM realice detenciones o expulsiones sin intervención del Poder Judicial, obligaba a organismos y funcionarios públicos a denunciar a aquellas personas que no poseyeran residencia legal y negaba expresamente el acceso a la educación, a la salud y a la vivienda.

En enero de 2004, la Ley Videla fue derogada y, en su lugar, se sancionó la actual Ley de Migraciones (N° 25.871), norma que se encargó de descriminalizar al migrante y que, según los principales organismos de DD.HH., significó un cambio histórico para nuestro país. Además, fue reconocida a nivel internacional ya que comprendió a los inmigrantes como sujetos de derechos en igualdad de condiciones a los nacidos en Argentina.

 Migrar es un derecho

El próximo jueves 15 de septiembre, frente al edificio en el que desean instalar el centro de detención – ubicado en el Pasaje Colmo N° 3860, en el barrio de Pompeya – organismos de DD.HH., colectivos de la comunidad migrante, académicos y especialistas en la temática realizarán una jornada para repudiar la creación de una cárcel para extranjeros.

Migrar, es un derecho. Ese es el lema, es la consigna que se avecina. La Red de Migrantes de Argentina intenta difundir el evento y aclara: “estamos muy tristes, tenemos mucha bronca. Nos costó mucho llegar hasta acá y ahora debemos volver al debate de que ningún ser humano es ilegal”.

Un logro que parecía conquistado. Un nuevo retroceso.

LINK ORIGINAL: http://www.nuestrasvoces.com.ar/entendiendo-las-noticias/los-nuevos-perseguidos-macri/

También te podría gustar...